Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

La historia se escribe ahora en Asia. La cumbre de la UE debe seguir el ejemplo de Singapur

18 de junio de 2018
20180616-thumb-kim-trump-691x389.jpg

por Helga Zepp-LaRouche, presidente del Instituto Schiller

18 de junio de 2018 — Enseguida la traducción del artículo de Helga Zepp-LaRouche que lleva este título, publicado originalmente en el semanario alemán Neue Solidarität.

El contraste no podría ser más claro. En Singapur, la histórica cumbre entre el Presidente Donald Trump y el Presidente Kim Jong-un, inició un proceso que, más allá de la región misma, puede garantizar la paz en el mundo para el futuro; al mismo tiempo, la Organización de Cooperación de Shangai (OCS) anunció una nueva era en la construcción de un nuevo orden mundial basado en la confianza, la armonía y el desarrollo conjunto. Por otra parte, se llevó a cabo la desunida y antagónica cumbre del G7, de la cual regresaron a sus casas los jefes de Estado y de gobierno europeos solo para sumirse en otra disputa más sobre la exacerbación de la crisis de refugiados, y para reaccionar a esa crisis con remedios que son tan odiosos como inútiles. ¡Ya es hora de que el viejo continente cambie la orientación de su política! La oportunidad inmediata para hacerlo es la próxima cumbre de la Unión Europea (UE) del 28 al 29 de junio.

A pesar de los comentarios cínicos de los mismos de siempre en los medios dominantes, la trascendental cumbre entre Trump y Kim Jong-un no habría sido posible nunca sin el espíritu de la Nueva Ruta de la Seda, que ha arropado a toda Asia en particular en los últimos años. En verdad, la idea de incluir a Corea del Norte económicamente en la integración de la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China con la Unión Económica Euroasiática estuvo presente en el Foro Económico Oriental del año pasado en Vladivostok. Y en la cumbre entre las dos Coreas en Panmunjom en abril de este año, el Presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in le entregó a su homólogo de Corea del Norte una memoria USB que contenía los planes detallados de un programa de desarrollo económico para el Norte.

La Casa Blanca, en colaboración con el Consejo de Seguridad Nacional, había preparado un video que plantea la perspectiva de una Corea del Norte moderna, industrializada y próspera (con sistemas ferroviarios de alta velocidad, un maglev chino, parques industriales, todo un país en ascenso) el cual le mostró Trump al Presidente norcoreano durante su reunión antes de la conferencia de prensa final. Uno no puede menos que recomendarle a esas mentes de Occidente que ya están tan “definidas” y llenas de prejuicio por los medios noticiosos, que vean toda la conferencia de prensa que dio Trump, que está disponible en los archivos. Un Presidente soberano de Estados Unidos presentó el resultado de la cumbre: el desarme nuclear total de Corea del Norte, a cambio de garantías para su seguridad, el levantamiento de las sanciones y la promesa de hacer prosperar a Corea del Norte. Además, anunció el final inmediato de las maniobras militares de Estados Unidos y Corea del Sur. Eso nos va ahorrar mucho dinero, dijo Trump, además de que son “muy provocadoras”, señaló.

La gente de ambas Coreas reaccionó con éxtasis a la transmisión en vivo de la cumbre y de la conferencia de prensa. El Presidente Moon reaccionó en diversos momentos con aplausos entusiastas. Nosotros en Alemania podemos recordar el júbilo durante la caída del muro de Berlín, para tener una idea del efecto que tuvo en la población allá.

China y Rusia, en particular, realizaron importantes negociaciones de fondo con Corea del Nortea los días anteriores a la cumbre, pero además el gobierno ruso había prometido ayudar al desarrollo económico, mientras que el gobierno chino prometió ayudar a proporcionar las garantías de seguridad a Corea del Norte. El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, destacó la importancia de reanudar las llamadas pláticas del “Grupo de los Seis” a fin de conseguir un acuerdo cuya implementación esté asegurada internacionalmente. El diario Global Times de China publicó un comentario editorial en donde señala que la economía de Corea del Norte no está de ningún modo tan ruinosa como se supone generalmente: “Corea del Norte tiene ventajas económicas y geográficas para unirse a la Franja y la Ruta, lo cual ayudará al país a realizar su potencial económico. No será fácil, y no será de la noche a la mañana. Sin embargo, si Corea de Norte se incorpora a la Iniciativa de la Franja y la Ruta para fomentar la integración económica, puede ser más fácil de lo que la gente se imaginaría”.

La reunión casi simultánea de la OCS, a la cual asistieron India y Pakistán como miembros plenos por primera vez, fue inaugurada por el Presidente Xi Jinping, con el saludo de que el futuro estará guiado por el espíritu de Confucio, cuyo sitio natal estaba en la misma Provincia de Shandong en donde se realizaba la conferencia, en Qingdao. El ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, caracterizó las actuaciones de la conferencia como el inicio de una nueva era en la creación de un orden internacional basado en la confianza mutua, el beneficio muto, la igualdad, el respeto a la diversidad y el desarrollo conjunto. Esto, explicó Wang, trascendería los conceptos caducos del choque de civilizaciones, de la Guerra Fría, de los juegos de suma cero y de los clubs excluyentes.

¡Que diferencia con lo que fue la cumbre del G7 en Canadá! La foto en la que se exhibe a la señora Merkel, Canciller alemana, en una actitud de confrontación hacia Trump, rodeada de los demás jefes de Estado y de gobierno, es igualmente una expresión de la ruptura del orden de posguerra orientado por la geopolítica, de la formación de “G6 contra 1”. Pero en realidad resultó solamente en el G4, porque Trump, el primer ministro japonés Shinzo Abe, y el primer ministro italiano Giuseppe Conte, no están de acuerdo en que continúen las sanciones contra Rusia. La desunión de los europeos es claramente visible en la cuestión de la crisis de los refugiados. Debería ser obvio para cualquiera que ni la idea de regresar a los refugiados en las fronteras de la UE, con cualquier método, se puede poner en práctica, ni habrá unidad en la UE antes de la próxima cumbre sobre la base de las “soluciones” que se han propuesto hasta ahora.

La propuesta del ministro del Interior de Alemania, Horst Seehofer, de regresar a los refugiados en la frontera de Alemania, si están ya registrados en otro país miembro de la UE, llevaría a la eliminación del acuerdo Schengen de la UE [que estipula el libre tránsito dentro de la UE] y por ende, a la destrucción del fundamento de la unión monetaria. La idea de los mentados campos de detención en países como Libia, el cual se ha hundido en el caos interno como resultado de la intervención militar del Presidente Barack Obama, es tan bárbara que reduce los tan citados “valores occidentales” al absurdo total.

Se espera que para el año 2040, vivirán unas dos mil millones de personas en África, una gran parte de ellos jóvenes que necesitarán educación, un empleo, y en general, una perspectiva para el futuro. Lo que necesita el continente africano es una inversión masiva en infraestructura, en capacidad industrial y en agricultura moderna, precisamente del tipo de lo que China ha hecho en los últimos 10 años. De ese modo, China ha ayudado a reducir la pobreza en África, del 56% que registraba en 1990 a un 43% en 2012. En la reunión cumbre del G20 en Hamburgo en 2017, Xi Jinping propuso de manera explícita en varias ocasiones a Angela Merkel, que cooperase con la Franja y la Ruta en África. El gobierno alemán, por su parte, ha hablado en varias ocasiones de un “Plan Marshal para África”, pero aparte de los ordinarios proyectos verdes dizque “sustentables”, los campos de detención y el aseguramiento de las fronteras externas de la UE, no se ha ofrecido nada.

El nuevo subsecretario de Estado del Ministerio de Desarrollo de Italia, el profesor Michele Geraci, acaba de publicar un memorándum para la cooperación entre Italia y China, en donde identifica once sectores en los que Italia tiene un interés existencial para cooperar con China. Entre otros puntos, el documento señala: “¿África y los inmigrantes? ¿Quién puede ayudar a África? China”. Geraci señala que China ha hecho la mayoría de las inversiones que se han hecho en África, y que gracias a China, la pobreza en África ha empezado a reducirse por primera vez. “China le ofrece a Europa y a Italia en particular, una oportunidad histórica para cooperar en la estabilización socioeconómica de África, la cual no debemos perder en absoluto. Por lo tanto, debemos fortalecer la cooperación entre Italia y China en África”.

Si el gobierno de Merkel está todavía en funciones para cuando aparezca este artículo, hay una manera muy buena para resolver la crisis presente, desde la crisis de los inmigrantes hasta la crisis del gobierno y la crisis de la UE. A partir del ejemplo que asentó la cumbre de Singapur (que el cambio real es posible, y que el pasado no determina el futuro) el gobierno alemán debe asegurar que se cambie rápidamente el programa de la próxima cumbre de la Unión Europea el 28 y 29 de junio. La cooperación de la UE con la Iniciativa de la Franja y la Ruta para el desarrollo de África debe ser el único tema del programa, y se debe de invitar a Xi Jinping o a Wang Yi, así como a algunos jefes de Estado africanos que ya están cooperando con China.

Si la cumbre de la UE, el representante del gobierno chino y los representantes africanos se pronuncian luego en una declaración conjunta por un compromiso a emprender un programa de emergencia conjunto para realizar un programa panafricano de desarrollo e infraestructura, y le prometen a todos los jóvenes de África que el continente superará la pobreza en un corto plazo, esa declaración, debido a la participación de China, tendría toda la credibilidad del mundo en África, y cambiaría la dinámica en todos los países hacia la esperanza por el futuro, y de este modo efectuaría de inmediato un cambio en la crisis de inmigración. Asimismo, liberaría a la UE de su actual crisis de legitimidad, y le daría a las naciones europeas una misión que colocaría la unidad de Europa sobre un nivel superior nuevo.

¿Lograrán los jefes de Estado de gobierno de Europa seguir el ejemplo de Trump y de Kim Jong-un? La perspectiva de desarrollar África junto con China, le daría también al Presidente Trump la oportunidad tan urgentemente necesaria de superar por otra parte la espiral en la guerra comercial que se avizora, y de equilibrar el déficit comercial estadounidense mediante el aumento del comercio, principalmente a través de la inversión en proyectos conjuntos en terceros países.

La crisis en Europa, la crisis de los inmigrantes, la crisis del gobierno alemán, han adquirido todas ellas tales dimensiones que se puede aprovechar la oportunidad absolutamente para dar un cambio de rumbo en la política. Ahora es necesario que la gente haga que ello suceda.

(La conferencia de prensa de Donald Trump luego de la cumbre con Kim Jong-un, está disponible, en inglés, en este enlace: https://www.youtube.com/watch?v=HMFhG_ff_7w).