Crisis de la moneda argentina fuera de control; Brasil preocupado

18 de junio de 2018

18 de junio de 2018 — Nada de lo que el gobierno de Macri ha hecho para detener el desplome del peso argentino ha funcionado. El viernes 15 muy temprano, la moneda se desplomó otra vez llegando casi a 29 pesos por dólar, mientras que las acciones y bonos perdieron su valor en la bolsa de valores y las tasas de interés se dispararon a un 43%.

En su vecino Brasil, todos los ojos están puestos en Argentina. El Banco Central brasileño anunció el viernes 15 que a partir de esta semana, va a poner a la venta $10 mil millones de dólares en el mercado de dólares a futuro, con el propósito de detener el ascenso del dólar. En lo que va de año, el real brasileño ha perdido su valor en un 15%, todavía bastante alejado de la devaluación de un 50% del peso argentino, aunque de todas formas tiene muy preocupadas a las autoridades brasileñas. El aumento de las tasas de interés en Estados Unidos es algo que inquieta enormemente a ambas naciones, y a otros mercados emergentes cuyas monedas se encuentran tambaleantes.

En Argentina, el Presidente Mauricio Macri ya no halla quehacer para tratar de contener la crisis y satisfacer a “los mercados”; por lo pronto, decidió cambiar al presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, y sustituirlo por su ministro de Finanzas de confianza, Luis Caputo, para ver si el conjuro logra hacer algo en los mercados, ya que se le considera más cercano al Fondo Monetario Internacional (FMI) y más sagaz en las manipulaciones monetarias. El ministro de Hacienda y Finanzas, Nicolas Dujovne, alega que “en la medida que la Argentina recupere la confianza, vamos a dar un paso muy importante”. Por lo pronto, bajo las normas establecidas por el préstamo contingente del FMI por $50 mil millones de dólares, que será aprobado esta semana, el Banco Central tiene prohibición de utilizar las reservas para intervenir en los mercados monetarios, ya anunció el gobierno que utilizará $7,500 millones de la primera entrega de $15 mil millones del préstamo, para ayudar a estabilizar el mercado actual; mientras que se mantiene un “esquema de flotación cambiaria”.