Pandilla bipartidista interviene en contra de la colaboración Trump y Xi

18 de junio de 2018

18 de junio de 2018 — Una pandilla de senadores del Partido Demócrata y del Partido Republicano, introdujeron en el Senado de Estados Unidos una enmienda a la Ley Nacional de Autorización de Defensa (que se tiene que aprobar necesariamente como parte del presupuesto de Defensa) en la cual introducen disposiciones que socavan severamente la colaboración del Presidente Trump con el Presidente Xi Jinping de China. Trump preparó un acuerdo mediante el cual se le iba a permitir al gigante de las telecomunicaciones chino, ZTE, empezar a comprar de nuevo a sus proveedores estadounidenses el material que necesita para sus teléfonos celulares y operaciones de telecomunicaciones. A cambio ZTE pagaría una multa de mil millones de dólares, reemplazaría toda su junta directiva y se sometería a una supervisión. Trump tuiteó el 13 de mayo que Xi y él estaban “trabajando juntos para darle... a ZTE una forma de volver a trabajar y hacer negocios”. Expresó preocupación de que si la compañía se derrumbaba, esto significaría que “se perderían muchos empleos en China”.

Este gesto no fue bien recibido por los halcones bélicos enemigos de Trump, quienes se han opuesto a cualquier colaboración con China. La enmienda impediría que el Presidente hiciera algún acuerdo con ZTE. Entre los que están promoviendo incluir esta enmienda están los senadores republicanos Tom Cotton y Marco Rubio, y los demócratas Chuck Schumer y Chris Van Hollen. Rubio anda en campaña desbocada en contra de China, exigiendo que se apruebe una legislación que limite significativamente el acceso de estudiantes chinos a universidades estadounidenses, y anda diciendo que muchos de ellos son “espías”. También lanzó ataques en contra de los cursos de chino que ofrece el Instituto Confucio de China en universidades estadounidenses.

Si estos senadores saben exactamente lo que están haciendo o no, quedó claro en los comentarios del senador Corker (republicano por Tennesse) al Wall Street Journal, quien dijo que pensaba que Trump actuó a favor del ZTE “por el dirigente chino”, pero dijo después que de todas formas el Congreso va a seguir adelante y lo va a bloquear. Muchos de los senadores que están a la cabeza de esta campaña se han pronunciado también en contra de la cumbre de Trump con Kim Jong-un y en contra de la sugerencia de Trump de que Rusia debe regresar al grupo G8. Para ellos, traicionar al Presidente y al pueblo estadounidense a favor de los intereses imperialistas de la City de Londres y Wall Street, es una acción bipartidista.