Avanza la desintegración de la UE sobre el tema de la migración

19 de junio de 2018

19 de junio de 2018 — Aunque temporalmente se resolvió la crisis diplomática entre Italia y Francia con una llamada telefónica el miércoles 13 del Presidente de Francia, Emmanuel Macron al primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, el eje naciente entre los ministros del interior de Italia, Austria y Alemania está dividiendo a la Unión Europea (UE) sobre el tema de la migración y está creando una crisis en Alemania entre los socios de la coalición del partido demócrata-cristiano CDU y la Unión Social-Cristiana (CSU).

El ministro del Interior de Alemania y Presidente del CSU, Horst Seehofer, habló con el ministro del Interior de Italia Matteo Salvini el 12 de junio y anunció que Roma, Berlín y Viena iban a cooperar en el tema de la imigración. Su anuncio lo hizo durante la reunión que tuvo con el Canciller de Austria, Sebastian Kurz, en Berlín. El diario alemán Handelsblatt informó que dicha cooperación “se puede entender como una alianza en contra de Merkel”. Kurz habló de una “coalición de los dispuestos”.

Seehofer anunció un plan para introducir nuevas medidas de control de inmigración sin esperar a que la UE revise el Tratado de Dublín. Esto alarmó a la Canciller Angela Merkel, quien se reunió por dos horas y media con Seehofer y Markus Soder, el sucesor de Seehofer como primer ministro de Baviera, en donde el CSU es el partido gobernante. Ella había convencido a Seehofer de que demorara la publicación de su plan, pero los medios alemanes informaron que la reunión había fracasado. Lo que es peor, el CSU le había dado un ultimátum a Merkel, según el diario Bild.

Medios informativos italianos informaron en schadenfreude (término alemán que significa la alegría producto de la infelicidad de otros) que “Salvini está dividiendo al gobierno alemán”.

Según una encuesta de opinión, la mayoría de la población alemana se opone a la política de asilo de Merkel.

La política sobre migración va a dominar las próximas elecciones regionales, entre ellas la votación muy importante en Baviera en octubre. Ya van varios meses en que los medios alemanes están llenos de escándalos y crímenes relacionados a inmigrantes ilegales y los fracasos y la corrupción en la burocracia y los encargados de aplicar la ley. El caso más reciente está relacionado a un inmigrante ilegal iraquí, acusado de matar a una jovencita cuyo cuerpo fue encontrado en Erbenheim, Wiesbaden, la semana pasada. Esto recuerda el impacto que causó en Italia el brutal crimen cometido por inmigrantes ilegales en Macerata, poco antes de las elecciones generales ahí del 4 de marzo.