Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Este es el momento para el cambio

21 de junio de 2018
xi-morales-2018.jpg
El Presidente de China, Xi Jinping, en la ceremonia de bienvenida al Presidente de Bolivia, Juan Evo Morales Ayma, en el Gran Salón del Pueblo, en Pekín, China, el 19 de junio de 2018. Xi Jinping sostuvo pláticas con Juan Evo Morales Ayma ese mismo martes. (Foto: Xinhua/Yin Bogu).

20 de junio de 2018 — Dos acontecimientos del día muestran el modo en que el paradigma de la Nueva Ruta de la Seda es el medio para superar lo que actualmente se plantea en los medios transatlánticos como un conflicto insuperable: la crisis de los inmigrantes y la guerra comercial.

En las Américas, el Presidente de Bolivia, Evo Morales, se reunió en Pekín este martes 19 con el Presidente de China, Xi Jinping, y firmaron los compromisos de colaboración en la Iniciativa de la Franja y la Ruta, entre Bolivia y China. Morales declaró que ello significará el desarrollo económico y la paz en todo el continente. Al mismo tiempo, se encuentra en China una delegación del gobierno de República Dominicana, para conversar sobre proyectos económicos y negocios en el Caribe. Si se generaliza esta actividad en toda Iberoamérica, a la vez que se derrota al narcotráfico, se puede acabar con la pobreza y el peligro de seguir enviando a millones de personas fuera de sus hogares. Actualmente, de los 650 millones y pico de personas que habitan Iberoamérica y el Caribe, hay 200 millones que viven en la pobreza, todo lo cual se puede cambiar ahora.

Por otra parte, el gobierno japonés está trabajando los detalles sobre proyectos de cooperación con China por primera vez, en proyectos conjuntos en terceros países, en el marco de la Iniciativa de la Franja y la Ruta. El primer ministro Shinzo Abe habló esta semana de cómo puede Japón llevar a cabo su “exportación de infraestructura” sobre la base de la colaboración. Ya hay un equipo especial trabajando en la selección de los proyectos prioritarios.

Así que el forzar un cambio en Estados Unidos y en Europa hacia la perspectiva de la Nueva Ruta de la Seda, no es una quimera. El cambio es posible y ahora es el momento. La cumbre de Singapur es el modelo, real y no hipotético, para romper con el pasado, y determinar el futuro.

En torno a los acontecimientos del día, Helga Zepp-LaRouche comentó que tenemos el mayor potencial para lograr el cambio, desde la caída del Muro de Berlín. Está en marcha un nuevo sistema en Asia y en África, y empieza a andar en Iberoamérica. Es necesario romper la situación en la región del transatlántico. El mundo necesita con urgencia un nuevo modelo en las relaciones entre las naciones.

Zepp LaRouche declaró que en Europa hay cada vez más un reconocimiento mayor de que el sistema occidental neoliberal ha fracasado rotundamente. Solo vean lo que se ofrece como “soluciones” a la crisis de los inmigrantes, por ejemplo, la construcción de campos de detención en el norte de África, según dice el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. El gobierno alemán, en particular, está sumido en una crisis debido a esta cuestión, ya que la Canciller alemana, Angela Merkel, tiene un plazo de dos semanas para encontrar una respuesta, pero tanto ella como toda la casta dominante se niegan a aceptar que es necesario un cambio de principio. Se trata de una crisis moral.

En Estados Unidos, la misma actitud inmoral exhiben los demócratas, cuando un grupo de partidarios de los demócratas escenificaron un desplante supuestamente motivado por su preocupación por los inmigrantes, para perturbar la audiencia que se llevaba a cabo en el Congreso, en la cual daría testimonio el Inspector General del Departamento de Justicia sobre la actuación corrupta e ilegal del FBI en contra del Presidente Donald Trump. (Vean la declaración del 19 de junio de LaRouche PAC titulada “¿Abuso infantil hipócritas? Que disparate perverso y genocida”, la cual señala entre otras cosas, que esos mismos demócratas han respaldado la legalización del narcotráfico que está matando a la gente en todas partes del país).

La declaración de Helga Zepp-LaRouche (La historia se escribe ahora en Asia, http://es.larouchepac.com/20180618) que aborda el tema de la inmigración en todo el mundo desde sus orígenes —que está ahora en circulación en ocho idiomas, por lo pronto— aporta los conceptos necesarios para efectuar el cambio político necesario aquí y ahora en Estados Unidos.