Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Cumbre Trump-Putin quedó acordada ya para el 16 de julio en Helsinki

28 de junio de 2018
sur de Helsinki
Helsinki, Finlandia (foto: Wikipedia)

28 de junio de 2018 — Hoy se anunció simultáneamente en Washington y en Moscú, que la tan esperada cumbre entre el Presidente Donald Trump y el Presidente Vladimir Putin, se llevará a cabo el próximo 16 de julio, en Helsinki, capital de Finlandia. Luego de casi dos años de que los servicios de inteligencia británicos orquestaron la creación de un “Equipo Especial para atrapar a Trump” en el FBI bajo la dirección de James Comey, junto con Peter Strzok y demás piezas traidoras, lo que el imperio británico ha considerado su pesadilla, la cumbre entre ambos mandatarios, tiene ahora fecha y lugar.

El asistente del Presidente Putin, Yuri Ushakov, anunció el acuerdo luego de las reuniones que tuvo el Asesor de Seguridad Nacional de EU, John Bolton, el miércoles 27 con el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, con el Presidente Vladimir Putin, y con el ministro de la Defensa, general Sergei Shoigu, y el mismo Ushakov. “Para esto fue que se planeó la visita de John Bolton, y arrojo los resultados que habíamos esperado”, informó Ushakov, quien además dijo que las pláticas fueron “especialmente útiles precisamente en el contexto de la preparación de la cumbre”. Ushakov informó que las plática abarcaron todo lo relacionado con la estabilidad estratégica en el mundo, el control de armas nucleares y el desarme en general, hasta asuntos regionales, con especial atención en Siria, la crisis interna de Ucrania, Corea del Norte y el retiro de Estados Unidos del Plan de Acción Integral Conjunto con Irán; y por supuesto, la patraña de la “intervención rusa en las elecciones de Estados Unidos”.

Mientras que se realizaban las pláticas en Moscú, el Presidente Trump reiteró a los periodistas de la Casa Blanca que “lo he dicho desde el primer día: Llevarse bien con Rusia y con China y con todo mundo, es algo bueno. Es bueno para el mundo, es bueno para nosotros, es bueno para todos”.

El anuncio provocó aullidos de los geopolíticos acérrimos, como la declaración que publicó el diario conservador alemán Die Welt, que esa cumbre significa una catástrofe absoluta, porque hay el peligro de que Trump y Putin puedan llegar a un acuerdo mediante el cual se reduzcan las maniobras de la OTAN en Europa Oriental y de que Trump se perfile como el gran pacificador.

“Eso les muestra a ustedes qué tan absolutamente dementes son esas facciones de neoliberales y neoconservadores en ambos lados del Atlántico”, comentó la presidente del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche, en su videoconferencia semanal de hoy. “¿Qué más podría desear cualquiera que guste de un mundo en paz, que Rusia y Estados Unidos, que después de todo son las dos fuerzas nucleares más poderosas del planeta, puedan llegar a un acuerdo estratégico? Este es un acontecimiento muy importante y muy bueno”, señaló.

Desde su perspectiva, “los dos Presidentes se van a llevar muy bien, porque ellos tienen, básicamente, un mejor entendimiento de la situación estratégica, que sus críticos”, agregó.

Para completar el cuadro, el mismo día, el Presidente de China Xi Jinping recibió al secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis en Pekín, a fin de desarrollar la confianza estratégica entre los dos países. “Eso es exactamente lo que debe de suceder, que haya cada vez una mayor cooperación entre las más grandes potencias del mundo, Estados Unidos, China, Rusia, y como lo hemos hablado antes, hay también un movimiento lento del lado de India, para llegar a un acuerdo como ese”, explicó Zepp-LaRouche.

En cuanto a Europa, aunque las instituciones europeas siguen siendo incapaces de reconocer que su modelo occidental está a punto de derrumbarse, la presidente del Instituto Schiller piensa que su propuesta para que la cumbre de la Unión Europea se reúna con el Presidente Xi y los líderes africanos para llegar a un acuerdo para cooperar en el desarrollo de África en una economía moderna, dará frutos. “Podría haber una situación en la que cualquier número de países europeos podría convocar a una cumbre de emergencia en julio o en agosto. Se podría considerar también la Asamblea General de la ONU en Nueva York para poner este tema en el orden del día, y mientras tanto se podría formar una ‘coalición de los dispuestos’, para darle a esa frase horrible un significado más positivo, y las cosas podrían empezar a moverse en esa dirección”, explicó ella.

Esa propuesta de Helga Zepp-LaRouche del 18 de junio, ya está circulando en el mundo cuando menos en 10 idiomas.

Por otra parte, tenemos los resultados de las recientes elecciones primarias en Estados Unidos, en donde se muestra que hay “bastantes buenos motivos para pensar que no todo está bajo control de la oligarquía financiera, de que el dinero ya no compra todos los escaños, cosa que hacía desde hace mucho tiempo, y de que hay la posibilidad de cambiar realmente la situación del mundo para bien”, dijo Zepp-LaRouche.

Entre más gente “se una a este optimismo, de que el hombre es realmente más grande que su destino, y si mucha gente de buena fe une sus fuerzas, eso, como dice Schiller en uno de sus escritos sobre la revuelta de los Países Bajos contra el imperio español, puede derribar hasta el brazo del tirano más fuerte si hay unidad por un buen plan”, concluyó ella.