Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

El espíritu del Instituto Schiller

5 de julio de 2018

5 de julio de 2018 — En tanto que los gobiernos de Europa, y la propia Unión Europea también, se vuelven cada vez más ingobernables, la presidente del Instituto Schiller Helga Zepp-LaRouche ofreció una salida al caos: en vez de pelearse por lo que se debería hacer con los refugiados que inundan Europa, huyendo de las naciones azotadas por la guerra y la pobreza en el Sudoeste de Asia y el norte de África, unan fuerzas más bien con la Nueva Ruta de la Seda de China, para reconstruir esas naciones que sufren y ayuden a restaurar la esperanza a sus pueblos. “Debemos de tener en mente” —dijo Helga Zepp-LaRouche en su discurso inaugural en la Conferencia del Instituto Schiller en Alemania el pasado fin de semana— “que cada una de esas personas es un ser humano, como tú y yo, y como todos nosotros en esta sala. No son números; son personas como tu vecino, como tus amigos, como tu familia”.

Este es precisamente el mismo espíritu de la Nueva Ruta de la Seda que ha llevado la posibilidad de paz y desarrollo a la península coreana. Al renunciar a la política de guerra permanente y de “cambios de régimen” de los gobiernos de Bush y de Obama y de sus controladores de Londres, el Presidente Trump ha demostrado que la crisis “irresoluble” de Corea, sí tiene solución realmente, mediante el desarrollo y a través de la cooperación entre las “cuatro potencias”, de Rusia, China, India y Estados Unidos.

El martes 3, Trump llamó por teléfono al recién electo Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), y según López Obrador, hablaron sobre “un acuerdo integral” que incluya “proyectos de desarrollo que generen empleos en México y con ello reducir la migración y mejorar la seguridad”.

Ahora, con la programación de una cumbre con Vladimir Putin, Trump se ha mostrado abierto a una posible solución de la crisis mucho más “irresoluble” en el Sudoeste de Asia, la principal zona de guerra entre Oriente y Occidente, creada y fomentada para ello por los británicos durante el último siglo. Una cuestión decisiva para la cumbre de Helsinki es la guerra en Siria. Trump no solo ha planteado el retiro de las tropas estadounidenses de Siria, sino que las fuerzas mayoritariamente curdas en Siria, que se han desplegado bajo la dirección y el apoyo aéreo de Estados Unidos en contra del EIIS y de al Nusra, están ahora negociando con el gobierno de Assad para regresar las zonas que tienen bajo su control al gobierno legítimo de Damasco.

Más allá de esto, se sabe que el primer ministro israelí, Bibi Netanyahu, estará en Moscú el 11 de de julio, y luego el Presidente palestino, Mahmoud Abbas, estará en Moscú el 13 de julio, ambos para reunirse con el Presidente Vladimir Putin, con quien se reunirá Trump en Helsinki el 16 de julio. Diversos informes indican que entre ambos mandatarios se analizará una gran estrategia para el Sudoeste de Asia en su conjunto. Ya sea que se esté trabajando en esto o no, Trump reconoce que a Putin se le ha visto como el único “negociador honesto” por parte de todo los actores en el Sudoeste de Asia, ya sea Arabia Saudita, Irán, Iraq, Jordania, Siria, Israel, Palestina, Egipto, o cualquier otro. Y a través de la Nueva Ruta de la Seda, China está ya empeñada en las fases iniciales del necesario proceso de reconstrucción y desarrollo de la región, tanto en el mundo árabe como en la región al sur del Sahara.

La conferencia del Instituto Schiller del pasado fin de semana, titulada “La necesidad urgente de un Nuevo Paradigma en las relaciones internacionales; un orden de paz basado en el desarrollo de las naciones”, le ha demostrado al mundo que ese tipo de cooperación entre las naciones soberanas del mundo es posible, es necesario, y totalmente factible, en lo que podría llamarse “el espíritu del Instituto Schiller”. Muchos de los asistentes a la conferencia de diversas partes del mundo reconocieron que el Instituto Schiller ha hecho lo que ninguna otra institución podría hacer, reunir a personalidades prominentes de Eurasia y África, con voceros del círculo de Trump en Estados Unidos, para debatir y deliberar sobre los medios para hacer realidad el nuevo paradigma y terminar con la amenaza de guerra y disolución económica que ahora enfrentan las naciones e instituciones transatlánticas.

En el portal electrónico de LaRouchePAC se han publicado ya varios videos y transcripciones de esta conferencia histórica (en inglés), y se publicarán en los números próximos del semanario EIR. Asimismo, se están produciendo DVD de los cuatro paneles y del concierto musical que se llevó a cabo en el marco de la conferencia. Es momento de alegría y celebración de la creatividad humana, como lo expresan bellamente Schiller y Beethoven en su Oda a la alegría.