El fiasco del Brexit de May: renuncian tres ministros

10 de julio de 2018

10 de julio de 2018 — El 6 de junio, la primera ministra británica Theresa May anunció, después de la reunión del gabinete sostenida en Chequers, el sitio de su residencia oficial, que su gabinete estaba totalmente de acuerdo con ella en su estrategia para el Brexit. Sin embargo, 48 horas después, renunciaron tres de sus ministros uno tras otro. Las renuncias estuvieron encabezadas por el negociador en jefe de May para el Brexit, David Davis, quien dijo que él no estaba de acuerdo con la decisión del gabinete, la cual consideraba un Brexit “blando”. Después siguió la renuncia de su segundo al mando en el Departamento para Salir de la UE, el ministro Steve Baker. Solo unas pocas horas después, el Secretario de Relaciones Exteriores, Boris Johnson entregó su renuncia. El Guardian informó que, después de la reunión en Chequers, Johnson se había referido al intento de la primer ministra de vender el plan Brexit como tratar de “sacarle brillo a una caca”.

La carta de renuncia de Davis dice que él no iba a ser un recluta reacio al plan que se acordó en Chequers, el cual, dijo, “ciertamente no devuelve el control a nuestras leyes de ninguna forma real”. May nombró al Secretario de Vivienda Dominic Raab como reemplazo de Davis. Todavía tiene que nombrar el reemplazo en la Secretaria de Relaciones Exteriores.

Aunque May alega que tiene confianza en que su gobierno sobrevivirá, el Guardian sostiene que todo podría estar listo para que por lo menos 48 parlamentarios le envíen cartas a sir Graham Brady, el presidente de una influyente comisión de parlamentarios de base, lo que podría llevar a pedir un voto de no confianza. El dirigente del Partido Laborista, en la oposición, Jeremy Corbyn, puso en duda la sobrevivencia de May. Corbyn tuiteó: “La renuncia de David Davis en un momento tan crucial muestra que @Theresa_May ya no tiene autoridad y es incapaz de llevar a termino el Brexit. Con su gobierno en caos, si se aferra, queda claro que le interesa más aferrarse buscando su propio interés que servirle al pueblo de nuestro país”.

Tom Watson, el segundo al mando en el Partido Laborista, dijo que las dobles renuncias de Davis y Johnson mostraban que el gobierno se estaba “desmoronando”, y agregó que “esto es un caos total y absoluto. El país está paralizado con un gobierno dividido y caótico. La primer ministra no puede concretar el Brexit y ya tiene cero autoridad”.

Y Nicola Sturgeon, dirigente del Partido Nacional Escocés y Primer Ministro de Escocia tuiteo: “La unidad de Chequers no duró mucho. Este gobierno del RU está en total caos y su autoridad mengua día tras día. Qué desastre".

Durante su discurso ante el parlamento y debate posterior el lunes en la tarde, para presentar su compromiso no convincente de que iba a negociar el Brexit, May recibió una buena quemada por parte de Corbyn. De los 600 parlamentarios más o menos que estaban presentes al inicio de su discurso, uno tras otro se fueron saliendo tras cada pregunta que contestaba, hasta el punto que dos horas después, solo había unas cuantas decenas de parlamentarios en el recinto parlamentario. Admitió que pudiera no cumplirse con el plazo para las negociaciones y que pudiera no haber un acuerdo Brexit.

Por todos lados abundan los rumores sobre más renuncias entre los ministros.