Discurso de Helga Zepp-LaRouche, presidente del Instituto Schiller, en la Conferencia del Instituto Mandela, en París

13 de julio de 2018

12 de julio de 2018 –- Helga Zep-LaRouche, presidente del Instituto Schiller, fue invitada a participar el 6 de julio en la Conferencia del Instituto Mandela para la Economía Africana, en París, Francia.

La señora Zepp-LaRouche fue invitada para que abordara el tema de “Asociación, crecimiento integrador e infraestructura en África”, luego de la publicación del llamado que hizo a la Unión Europea para que adoptase el modelo de la cumbre de Singapur entre los Presidentes Donald Trump y Kim Jong, de Estados Unidos y Corea del Norte respectivamente, para que Europa colabore en el proyecto de desarrollar a África. Su llamado “¡La historia se escribe ahora en Asia! La cumbre de la UE debe seguir el ejemplo de Singapur”, ha estado circulando en las redes africanas de Francia, así como en toda Europa.

El video de su conferencia está disponible en este enlace (en inglés): https://www.facebook.com/SchillerInstitute/videos/1786728528074441/ y se publicará la transcripción del mismo.

El primer panel fue una presentación sobre “El espíritu de Singapur”, con la participación de la embajadora de Eritrea en Francia, quien habló sobre los acuerdos para ponerle fin a la guerra con Etiopía, y sobre la perspectiva económica de la mayor zona de libre comercio del Yibuti (país ubicado en el Cuerno de África, que comparte fronteras con Eritrea, Etiopía y Somalia) para una verdadera cooperación regional. (Nótese que recientemente Etiopía y Eritrea llegaron a acuerdos de importancia histórica).

Luego de su presentación, le siguió Bonaventure Adjavor, Ministro Plenipotenciario y embajador adjunto de la embajada de Ghana en París, quien elaboró la idea de una nueva era para África, una nueva era en la cual las materias primas se manufacturen, y no solo se exporten. Utilizó el ejemplo del cacao, del cual Ghana y Costa de Marfil producen el 80% de la producción mundial, para la exportación. Describió que el cacao puede ser de mucha importancia para la elaboración de muchos productos manufacturados, incluyendo brandy, lociones para el cuerpo, chocolate, y que la política del gobierno del Presidente Nana Addo Dankwa Akufo-Addo busca precisamente hacer esto.

El Presidente Akufo-Addo, que fue nuevamente electo recientemente, es conocido por las declaraciones públicas que dio cuando en una visita que hizo al Presidente de Francia, Emmanuel Macron, en una rueda de prensa conjunta, el 4 de diciembre del 2017, dijo que África “ya no puede seguir haciendo políticas para nosotros... en base en el apoyo que nos pueda dar el mundo occidental, o Francia o la Unión Europea... Tenemos que dejar esa mentalidad de dependencia... De lo que tendríamos que preocuparnos es de lo que tenemos que hacer en el siglo 21 para sacar a África de la situación de mendigo...a una mentalidad de ‘sí podemos hacerlo’... y una vez que pensemos de esa manera veremos en nosotros un factor liberador”.

Luego le tocó el turno a Helga Zepp-LaRouche, quien en su discurso definió la perspectiva de largo plazo para África y el mundo, presentado el informe del Puente Terrestre Mundial y el proyecto físico para África en el marco de la dinámica de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, como en Etiopía con el tren de alta velocidad. Ella además presentó los otros proyectos que el Instituto Schiller ha desarrollado o promovido, incluyendo el Proyecto de Transaqua, y la extensión del Puente Terrestre Mundial a África a través de un túnel entre España y Marruecos y entre Sicilia y Túnez.

El público se sintió desafiado enormemente por la visión optimista sobre África, mientras la señora Zepp-LaRouche presentaba las fotografías de África tomadas desde el espacio en la noche, como se ve hoy y cómo podría estar alumbrada en el 2050.

Las 40 personas en la sala y las de los paneles, pertenecían a alguna institución, como la Organización Internacional de la Francofonía, abogados, empresarios, funcionarios de relaciones públicas, entre otras.

Estuvo presente también la hija de Amadou Hampâté Bâ (1900-1991), escritor y etnólogo de Mali, que se dedicó a la investigación y a escribir. En 1971, trabajó para clasificar los archivos de la tradición oral de África Occidental, que él había acumulado a lo largo de toda su vida, e incluso escribió sus memorias. Falleció en Abiyán (Costa de Marfil) en 1991. Al igual que Cheikh Anta Diop, él es una pensador africano muy importante para los europeos, en particular, para poder entender que la civilización de África es muy antigua. (Quienes estén interesados pueden leer sus libros: Amkoullel l’enfant Peul: Mémoires or Oui mon commandant!, o algunos otros libros que se han traducido al inglés. Pueden ir al sitio electrónico de African Studies Centre Leiden y buscar los trabajos de Amadou Hampâté Bâ, en: http://www.ascleiden.nl/content/webdossiers/amadou-hampate-ba ).

El siguiente ponente fue el presidente del Efficiency Club, conformado por la diáspora y la primera red económica panafricana de Europa. El desarrolló la necesidad de crear una red de pequeñas y medianas empresas (PYME) en todo el continente para crear empleos y no meramente una sobrevivencia por dádivas.

Luego vino el ultimo panel, que fue muy interesante, en el cual uno de los panelistas habló de Alexander Hamilton y de cómo África tiene que desarrollar una economía manufacturera. También mencionó que Colbert llamó a Huygens y a Cassini a Francia para desarrollar una verdadera ciencia académica, y afirmó que eso es lo que África tiene que hacer hoy.

El Instituto Mandela tiene la misión estratégica de lograr el surgimiento de África así como impulsar los valores por la paz de una “sociedad abierta” por medio de una “diplomacia intelectual”. Ellos transmiten sus propuestas a personalidades públicas, la comunidad internacional, a grupos privados, y a la sociedad civil, de modo que estos puedan tomar decisiones. Su misión fundamental es reorganizar intelectual e institucionalmente a los países africanos.

La actividad del instituto se lleva a cabo en seis áreas de investigación: Seguridad y Desarrollo; Surgimiento de África; Geopolítica y Geoestrategia de materias primas; africanización de la democracia; Perspectivas sobre la gobernanza africana; y Energía y Medio Ambiente.

Los premios Mandela se dan anualmente a personalidades o instituciones para reconocer sus loables acciones en favor de África y la paz, en el espíritu del Panafricanismo.