Casa Blanca de Trump le dice a México: No a la legalización de las drogas

23 de julio de 2018

23 de julio de 2018 — La secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, declaró que el gobierno de Trump se opone firmemente a cualquier esquema que busque la legalización generalizada de las drogas, en respuesta a una pregunta el 18 de julio sobre los llamados provocadores en favor de la legalización que ha hecho Olga Sánchez Cordero, la agente británica entrenada por George Soros quien está designada para ocupar el influyente puesto de Secretaria de Gobernación del Presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, cuando este asuma su cargo el 1ro de diciembre de este año.

“Puedo decirles que nosotros no vamos a respaldar la legalización de todas las drogas en ningún lugar, y ciertamente no querríamos hacer nada que permita que entren más drogas en nuestro país”, recalcó Sanders.

Olga Sánchez Cordero, abogada mexicana que fue ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación por dos décadas, presentó su programa de seguridad basado en la “justicia transicional” en un discurso que título, “¿Olvido, verdad o justicia?”, a un numeroso público reunido en el Colegio de México. Esas declaraciones y el acto mismo fue un intento directo para imponer esta que es la más reciente campaña de los británicos para expandir su Guerra del Opio en contra del hemisferio Occidental, y en contra de Estados Unidos en particular, antes de que la pueda detener cualquier oposición. Sánchez habló por alrededor de media hora sobre las desapariciones de ciudadanos, los derechos humanos de las víctimas, reparaciones, sobre las Comisiones de la Verdad, sobre la restructuración institucional para dar paso a la “justicia transicional”, y la amnistía para acciones que no violan la Constitución o las leyes internacionales de derechos humanos, sin mencionar en ningún momento el papel de los carteles de la droga ni del narcotráfico en la creación de la pesadilla de inseguridad que vive el país. Al contrario, dijo con gran dramatismo que “para avanzar en la paz, pero también en la reconciliación nacional... debe irse avanzando en la propuesta de la descriminalización de la droga” [énfasis en el original]. Luego añadió: “Les voy a dar el mensaje que me dio Andrés Manuel, conociendo que he hablado en foros y entrevistas sobre la despenalización de la droga: ‘Carta blanca, lo que sea necesario para pacificar al país. Abramos el debate’”

Los titulares de la prensa más importante de Estados Unidos inmediatamente reseñaron el llamado que hizo Sánchez Cordero a la legalización de las drogas. Y fue entonces que lo planteó en la rueda de prensa de la Casa Blanca, al día siguiente, un periodista que no se identificó, quien preguntó:

“El Presidente electo de México hizo dos propuestas muy atrevidas. Número uno, está pensando en la posibilidad de dar amnistía a los carteles de las drogas que operan allí. Hoy, salieron con la declaración de que están seriamente considerando legalizar las drogas en México. Ahora, si ellos hacen eso, obviamente va a tener un impacto tremendo en la cantidad de drogas que entran a Estados Unidos. ¿Cuál es la posición del Presidente a este respecto? Y, ¿Van a hacer algo para evitar que eso se lleve a efecto en México?”.

La secretaria de Prensa del Presidente Trump respondió: “Ciertamente seguiremos manteniendo un diálogo con nuestros socios mexicanos. Yo no tengo un anuncio político específico en esa materia. Sin embargo, sí les puedo decir que no respaldaríamos la legalización de todas las drogas en ningún lugar, y ciertamente no querríamos hacer nada que permita que más drogas entren en nuestro país”.

Hay que señalar que, en tanto López Obrador en su campaña electoral habló sobre la posibilidad de una amnistía para los líderes de los carteles narcotraficantes y sobre la legalización de las drogas, públicamente no ha vuelto a plantear este tema desde que fue electo.