Se publicó la orden judicial de FISA contra Carter Page; peor de lo que se creía

23 de julio de 2018

23 de julio del 2018 — Se hizo pública el sábado 21 una versión fuertemente censurada de la solicitud del FBI para obtener una orden judicial del tribunal sobre investigación secreta a ciudadanos estadounidenses sospechosos de tener relaciones con el extranjero (FISA, por sus siglas en inglés) contra Carter Page, la cual confirma plenamente (pese a l censura) lo que ya se había informado ampliamente: el único pretexto que tuvo el FBI para iniciar la investigación a la campaña electoral de Donald Trump en el 2016, fue el informe marrullero del infame espía británico Christopher Steele, que fue financiado por la candidata oponente de Trump, Hillary Clinton.

Lo más grave del escándalo, que el FBI y el Departamento de Justicia (DOJ) de Obama tomaran medidas en contra de sus oponentes políticos a nombre de los intereses de una potencia extranjera (Gran Bretaña), ya estaba presente en el informe de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes del Congreso, a principios de año. No obstante, cuando se ve la solicitud de la orden judicial de la FISA en el contexto del informe del Inspector General del DOJ, y las reacciones descabelladas en contra de la cumbre del Presidente Donald Trump con el Presidente Putin, pone al descubierto ante los ojos de los estadounidenses, qué tan corruptos exactamente son Obama, Comey, Strzok, McCabe, y todos los demás.

La solicitud establece categóricamente que Page era un conocido agente ruso que buscaba influir la política en Estados Unidos. La única base citada para este alegato es el informe marrullero de Steele, y las noticias de prensa basadas en filtraciones de su informe, hechas por el mismo Christopher Steele. Aunque el FBI sabía que el informe había sido financiado por la campaña de Hillary Clinton, solo le dijeron al Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera de Estados Unidos (FISC en sus siglas en inglés) que se “especuló” que quienes lo habían financiado estaban buscando reunir información sucia sobre una campaña.

De particular importancia es la “evidencia” de interferencia de Rusia en la política de Estados Unidos, que se cita en la página 21 de la solicitud: que la campaña de Trump había “trabajado tras bambalinas para asegurar que la plataforma del partido político #1 no iba a pedir que se le dieran armas a Ucrania para pelear contra Rusia y contra las fuerzas rebeldes, contradiciendo el punto de vista de la mayoría de los líderes políticos del partido político #1 en Washington”. También se citan artículos de prensa que critican a Trump por adoptar un tono “suave” con respecto a la “anexión” de Crimea por Rusia.

Utilizar un debate sobre la plataforma de un partido político para justificar la intervención del aparato de seguridad nacional del gobierno para controlar el debate, es la violación más flagrante que se pueda encontrar, a la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos.

Más aun, la operación de Londres y Obama en Ucrania, era el meollo de la estrategia del imperio británico para debilitar a Rusia, provocar una confrontación, y evitar la cooperación entre Estados Unidos y Rusia, cosa que Trump está buscando hoy, con una enorme oposición de parte de Gran Bretaña y de sus operativos en Estados Unidos. El papel central que jugó esto en la solicitud de la orden judicial de la FISA muestra que esto no era una cuestión de política de “partido”, sino una estrategia más grande.

El Presidente Trump abordó esto en varios tuits el domingo en la mañana: “La fuente #1 fue el informe (marrullero). Si, el informe sucio, que fue financiado por demócratas como una pieza para golpear a Trump, y buscando información que pudiera desacreditar al candidato #1, Trump. Carter Page fue meramente la base para investigar la campaña de Trump... ¡ILEGAL!”.

Y luego otro: “Esto está tan mal que deberían estar investigando a los jueces que firmaron aprobando esto, no solo a la gente que se los pidió. Está tan mal que te lo grita en la cara. ¡Sobre todo el chanchullo de la FISA que llevó a montar la cacería de brujas de Mueller!”.

El tercero de sus tuis decía: “Felicitaciones a @JudicialWatch y a @TomFitton por su éxito al obtener los documentos de la FISA sobre Carter Page. Como es usual, están ridícula y enormemente censurados, pero confirman sin duda alguna que el Departamento de Justicia y el FBI engañaron a los tribunales. ¡Montaron una cacería de brujas, un fraude!”.

Y finalmente: “Tuve una reunión fabulosa con Putin y la prensa fraudulenta utilizó hasta lo último que tenían de energía para tratar de desacreditarla. ¡Muy malo para nuestro país!”.