Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

“Donde va África, va la humanidad”

25 de julio de 2018
africa-night-2018-2068.jpg
Una conceptualización artística de cómo se vería África de noche en el futuro cercano.

25 de julio de 2018 — Hace tan solo una semana y dos días desde que se verificó la histórica cumbre de Trump y Putin el pasado 16 de julio en Helsinki, pero el mundo ha cambiado ya drásticamente. “Hay quienes son concientes de estos cambios positivos”, y trabajan para asegurar que fructifiquen, comentó ayer Helga Zepp-LaRouche, “y hay quienes todavía usan anteojos geopolíticos y se rehúsan a ver los cambios. Ellos defienden todavía un estado de cosas que ya no existe. ¡No han entendido simplemente!”

La combinación de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, con las acciones de Trump –-la mayoría de ellas cuando menos, en especial su reunión con Putin—agregó Zepp-LaRouche, están moviendo al mundo hacia un plano diferente. Lo que está surgiendo es un Nuevo Paradigma de cooperación entre las naciones soberanas, precisamente a lo largo de las líneas que ha indicado Lyndon LaRouche durante el último medio siglo.

África, destacó Zepp-LaRouche, es ahora el centro de atención en este nuevo capítulo dramático de la historia de la humanidad que se está escribiendo ahora, como se discutió a detalle en la conferencia internacional del Instituto Schiller en Bad Soden, Alemania, el 30 de junio y 1º de julio.

Hace más de 20 años, en diciembre de 1996, el Instituto Schiller publicó un manifiesto internacional titulado “Dónde va África, va la humanidad”. En enero de 1997, Lyndon LaRouche emitió uno de sus numerosos llamados urgentes a la acción en ese respecto:

“La verdad de las cosas es que, la mancomunidad británica y su monarquía, son culpables actualmente de organizar una guerra agresiva contra las naciones de Sudán y Zaire, y, simultáneamente, la mayor tasa de genocidio funcionalmente en la historia moderna contra las diversas poblaciones africanas seleccionadas. En realidad, no hay ninguna base en los hechos para dudar que la monarquía del Reino Unido ha lanzado y coordina una guerra agresiva... Un río de sangre divide a todas las personas morales en el mundo, de esos racistas británicos y otros que apoyan o toleran estos crímenes de Nuremberg cometidos por la mancomunidad británica y su Consejo Privado con sede en el Reino Unido. ¡Pérfida Albión!”

Hoy, el rostro de África ha cambiado para bien, en virtud de los proyectos de la Franja y la Ruta de China. El Presidente Xi Jinping se encuentra actualmente en una gira por varios países africanos, que concluye en la 10ª Cumbre de los BRICS que se lleva a cabo en Sudáfrica del 25 al 27 de julio, con lo cual está acelerando ese proceso. El también líder de los BRICS, el primer ministro de India Narendra Modi, también está de gira por África y del mismo modo concluye en la cumbre del BRICS. El Ministerio de Relaciones Exteriores de China explicó el razonamiento de esta diplomacia intensa:

“En su carácter de ser los dos países en desarrollo y mercados emergentes más grandes del mundo, China e India están dispuestos a ayudar a África para acelerar su industrialización dentro del marco de la cooperación Sur-Sur y lograr su autodesarrollo. También estamos listos para profundizar la cooperación en varios campos con los países africanos para alcanzar un beneficio mutuo y resultados en que todos ganan. China e India son socios que comparten la misma visión en este respecto... Ambas partes seguirán avanzando en base al consenso entre los dos líderes [Xi y Modi] para explorar con vigor la cooperación ‘China-India más uno’ o ‘China-India más X’ para lograr beneficios mutuos y resultados en que todos ganan entre China e India y otros países, y hacer contribuciones conjuntamente para fomentar la paz regional y del mundo, la estabilidad, el desarrollo y la prosperidad en el mundo”.

Lyndon LaRouche ha especificado desde hace muchos años cuál es esa “X” necesaria: Estados Unidos, Rusia, China e India constituyen conjuntamente una alianza de cuatro potencias capaz de terminar con la Pérfida Albión de una vez por todas.