Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

El BRICS establece la agenda para el desarrollo global; EU se debe unir para crear un nuevo orden mundial basado en el desarrollo y la paz

30 de julio de 2018
brics-2018-2.jpg
BRICS 2018 en Sudáfrica. 27 de julio de 2018 (foto: DIRCO ZA / Flickr)

30 de julio de 2018 — La formidable dinámica de la Cumbre del BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) en Johannesburgo del 25 al 27 de julio, y en especial el Foro del Diálogo BRICS-África que se realizó en el mismo lugar, ha unido a la mayoría del mundo en torno a varios conceptos fundamentales: paz mediante el desarrollo; el BRICS Plus, como el núcleo de una nueva relación Sur-Sur, o un “Sur global”; el concepto de la Nueva Ruta de la Seda como la base de los “nuevos motores para el desarrollo”, energía nuclear para todas las naciones, en donde Rusia lleva la iniciativa; y la necesidad urgente de la cooperación internacional en el desarrollo de África y del Sudoeste de Asia luego de siglos de guerras coloniales y de explotación.

La derrota de las redes terroristas engendradas por los británicos y los saudíes en Siria, gracias a la cooperación entre el gobierno de Trump y el gobierno ruso de Putin, y la prometedora transformación de la península coreana, gracias á la cooperación entre Trump, Xi Jinping, Putin y el Presidente Moon Jae-in de Corea del Sur, son un atisbo de lo que se puede lograr estratégicamente mediante la cooperación de las principales potencias, y rompiendo con la división geopolítico del Oriente vs. Occidente, impuesta por el imperio británico

El ex diplomático estadounidense James Jatras, quien habló en la conferencia del Instituto Schiller en Nueva York en junio, publicó un artículo muy impactante en el portal electrónico Strategic Culture titulado “Will Next Steps on Iran Point Towards a New ‘Big Three’ or World War III?” (“¿Apuntan los pasos siguientes sobre Irán hacia un nuevo ‘Tres Grandes’ o una Tercera Guerra Mundial?”). Los “Tres Grandes” a los que se refiere son Estados Unidos, Rusia y China, y destaca que Trump ha rechazado de manera consistente el papel de “policía del mundo” que se len asignan a Estados Unidos los neoconservadores anglófilos, y también rechaza la des-industrialización que ha acompañado a la política radical de “libre comercio”, que también proviene de los británicos. Jatras cita al profesor Michael Klare, para señalar correctamente que Trump ha impulsado sistemáticamente un “orden mundial tripolar” en el cual Estados Unidos, Rusia y China trabajan juntos. ¿Por qué se volvería Trump en contra del mito de “la única superpotencia del mundo” en una Pax Americana? Klare señala que: “En la mentalidad trumpiana, este país se había vuelto débil y sobrecargado debido a su adherencia acrítica a los preceptos gobernantes del orden internacional liberal, el cual exige que Estados Unidos asuma la tarea de ser el policía del mundo y otorgarle a sus aliados ventajas económicas y comerciales a cambio de su lealtad”. El rechazo de ese rol fracasado (el cual, aunque Klare no lo menciona, es la visión británica de ‘el cerebro británico y el músculo estadounidense’ que sostiene al imperio) permitiría el “resurgimiento de un Estados Unidos menso sobrecargado y más fuerte, del mismo modo en que ha surgido una Rusia más fuerte en este siglo a partir de las ruinas de la Unión Soviética y una China más fuerte a partir de los escombros del maoísmo”.

Jatras advierte que si tuviese éxito el intento de golpe de Estado que está en marcha, un gobierno de Mike Pence traería de regreso al “ancien regime”, el “orden neoliberal y unipolar”, que se movería rápidamente para aplastar la cooperación entre los Tres Grandes que busca Trump. El resultado sería la “catástrofe de proporciones inimaginables, literalmente, que Trump procuraba detener”.

Esta evaluación refleja la perspectiva de 50 años de LaRouche, que se inició hace 50 años, para ponerle fin a la guerra permanente y a la austeridad bajo el imperio británico, dirigido por Londres y Wall Street. LaRouche argumentaba que esto se podría logar solamente con la unión de todos los Estados nacionales soberanos en base a los objetivos comunes de la humanidad. Claramente, esto lo tenemos a nuestro alcance ahora. Casi la totalidad de Asia, África y una buena parte de Iberoamérica se han unido en torno a este principio, a través del BRICS y de la Nueva Ruta de la Seda. La Unión Europea (UE)se está derrumbando, mientras que el nuevo gobierno italiano está tomando la iniciativa par romper con la dictadura de la UE y reiniciar la cooperación con Rusia y con China. El recién electo primer ministro italiano Giuseppe Conte, se reunirá con el Presidente Trump hoy en la Casa Blanca.

A pesar del extremo peligro existente, es el momento en que la historia exige un gran optimismo y compromiso pleno, un momento y oportunidad que no se debe perder.