Los británicos despliegan a Soros en su campaña por la legalización de las drogas y las revoluciones de color en Iberoamérica

31 de julio de 2018

31 de julio de 2018 – El imperio británico se haya amenazado existencialmente por el avance global de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, la Nueva Ruta de la Seda de China, y por eso ha desatado una renovada campaña por la legalización de las drogas y de revoluciones de color para detener el avance de la Nueva Ruta de la Seda en Iberoamérica, y al mismo tiempo atacar a Estados Unidos mismo desde su flanco sur. Los británicos están operando a través de George Soros, su pieza de larga data, y de su red de fondos de diverso pelaje en la región. A saber:

Peru: El 26 de julio, el movimiento larouchista de Perú emitió una declaración en donde señala que “el hampón de la oligarquía financiera internacional, el narco legalizador George Soros, ha puesto en marcha una revolución de color para evitar que el gobierno del Presidente Martín Vizcarra, se consolide y lleve adelante un programa constructivo que integre a Perú en el nuevo orden mundial que la iniciativa china de la ‘la Franja y la Ruta’ está abriendo”. La declaración identifica a Gustavo Gorriti y a su ONG financiada por Soros, el Instituto de Defensa Legal, y a Diego García Sayán y su organización también promotora de las drogas, la Comisión Andina de Juristas, como los dos sicarios peruanos de la operación de desestabilización “anticorrupción” en curso en contra del Presidente Vizcarra. El 11 de julio, a solo días de que empezaran los ataques contra Vizcarra, y aparentemente sacado de la nada, Gorriti lanzó un ataque público contra Lyndon LaRouche, a quien acusó de ser el mejor exponente de las “fake news”, por haber difundido “con éxito” la idea de que la reina de Inglaterra está detrás del narcotráfico internacional.

Colombia: Soros y su organización emblemática Open Society Foundation – OSF (Fundación Sociedad Abierta), publicó un manifiesto de 70 páginas en mayo de 2018, titulado “Coca Industrialization: A Path to Innovation, Development, and Peace in Colombia” (La industrialización de la coca: Una vía para la innovación, el desarrollo y la paz en Colombia), en el cual elogia los “acuerdos de paz” del gobierno saliente de Manuel Santos con el cartel de la cocaína FARC en 2016, y lo califica de “el primer cambio significativo hacia un nuevo enfoque”. En 2017, “el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA), una entidad del gobierno... y miembros de la comunidad de productores de coca de Lerma formaron una asociación que se convirtió en la clave del éxito para adelantar la reforma en la política... que podría ampliar significativamente la industrialización de la coca de manera que saque lo mejor de sus beneficios sociales, políticos, económicos y ambientales”. El informe de la OSF se jacta de que “la Fundación Sociedad Abierta contribuyó con redes de expertos y recursos” que ayudaron enormemente al éxito del Modelo Lerma. Al igual que en Perú, Soros y los británicos han lanzado campañas “anticorrupción” en Colombia para desacreditar a quienes se oponen a sus planes, como el ex Presidente antidrogas Álvaro Uribe, quien publicó un tuit el 25 de julio en donde señala que las grabaciones circuladas públicamente en su contra “fueron hechas por la agencia británica MI6, amigos de [el ex Presidente] Juan Manuel Santos”.

México: Una facción en torno al Presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), que incluye a la designada como titular de la Secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, tienen una campaña ávida para imponer la agenda de Soros en el gobierno de AMLO, y proponen la legalización de las drogas al estilo Colombia, un “acuerdo de paz” con los carteles del narcotráfico, y “combatir la corrupción”. En mayo de 2018, la Iniciativa Justicia de la OSF publicó un informe de 74 páginas titulado, “Corrupción que mata: por qué México necesita un mecanismo internacional para combatir la impunidad”, el cual propone con todo descaro la intervención de México: “El mecanismo con sede dentro de México, y con personal integrado por expertos nacionales e internacionales, estaría facultado para investigar de manera independiente, y cuando fuese necesario encausar, los delitos atroces y casos relacionados de corrupción”.

El caso de México es particularmente urgente para los británicos. AMLO ha iniciado un diálogo con el Presidente estadounidense Donald Trump, con el fin de iniciar proyectos de desarrollo para resolver las crisis de las drogas y de la migración, a lo cual Trump ha respondido positivamente. Esta sería la peor pesadilla del imperio británico, en especial en la medida en que la Nueva Ruta de la Seda de China llegue a ser un socio explícito en este esfuerzo.