El sistema solar sugiere una Defensa Estratégica de la Tierra

7 de agosto de 2018

6 de agosto de 2018 — Los lectores de este servicio recordarán que el 25 de febrero del 2013, explotó un meteorito sobre la ciudad rusa de Chelyabinsk con tal fuerza que resultaron heridas unas 1,500 personas por el estallido de ventanas producto de la onda de choque. Cinco años cinco meses después, el 25 de julio del 2018, explotó otro meteoro sobre la base de la Fuerza Aérea de EU en Groenlandia. Aunque fue un mensaje mucho menos poderoso, no pasó desapercibido para los pensadores perspicaces. Con un meteorito que explota sobre Rusia y otro sobre una base militar de Estados Unidos, nuestro sistema solar está sugiriendo claramente que ha llegado el momento de que las potencia nucleares inicien la Defensa Estratégica de la Tierra (DET).

“El acontecimiento en Chelyabinks provocó la atención generalizada sobre la necesidad de hacer algo más, para poder detectar incluso los asteroides grandes antes de que se impacten contra el planeta” dijo la funcionaria de Defensa Planetaria de la NASA, Lindley Johnson, según informó el noticiero Fox. “Este es una llamada de alerta cósmica”. Esta pudiera ser una misión más importante para la Fuerza Espacial que el Presidente Donald Trump, ha ordenado se forme, en vez de toda la algarabía en torno a las supuestas amenazas rusa y china a los satélites militares estadounidenses en la órbita baja de la Tierra. Los rusos han estado haciendo llamados a establecer la Defensa Estratégica de la Tierra en contra de objetos peligrosos provenientes del espacio, desde mucho antes del meteoro en Chelyabinsk.

A diferencia del acontecimiento en Chelyabinks, las noticias sobre la explosión del 25 de julio, que se detectó a una altitud de 43.3 kilómetros y se calculó en unos 2.1 kilotones sobre la base militar de EU en Tule, Groenlandia, no se cubrieron sino hasta el 31 de julio, cuando Ron Baalke, un científico de la NASA en el Laboratorio de Propulsión a Chorro, publicó un tuit sobre el particular. Hans Kristensen, director del Proyecto de Información Nuclear de la Federación de Científicos Estadounidenses recogió el tuit de Baalke y agregó: “Aún estamos aquí, así que concluyeron correctamente que no había sido un primer ataque ruso. Hay casi 2,000 armas nucleares en alerta, listas a ser lanzadas”. Kristensen se refería a la estación de radar de alerta temprana que la Fuerza Aérea opera en Tule encargada de enviar advertencias tempranas sobre lanzamiento de misiles rusos.