Relación entre China y Panamá muestra a Iberoamérica y al Caribe dónde está el futuro

10 de agosto de 2018

9 de agosto del 2018 — Las relaciones de Panamá con China demuestran que China no está solo interesada en las materias primas y la agricultura de Iberoamérica, escribieron los ex embajadores chilenos en China y en Panamá, Jorge Heine y Francisco Cruz, respectivamente, en la publicación en español de Forbes en línea Forbes México.

Los autores argumentan en su artículo titulado “China, el Canal de Panamá y... ¿el siglo de Asia?”, que un año luego de que Panamá estableciera relaciones con China, la “sabiduría convencional nos dice que el incentivo principal de China en América Latina radica en nuestras materias primas”. De acuerdo a esta teoría, “serían los países sudamericanos, ricos en recursos naturales, los principales destinatarios del interés de Beijing en la región. Sin embargo, el caso de Panamá, una economía basada en los servicios y su plataforma demuestra que ello no es necesariamente el caso.

“Por el contrario, la corta experiencia panameña en sus relaciones formales con China, pareciera indicar que esta última está interesada en potenciar los vínculos con todos los países latinoamericanos, independientemente de su estructura económica, algo especialmente relevante para los Estados de la Cuenca del Caribe, muchos de los cuales también se caracterizan por estar estructurados en los servicios y/o la manufactura (en menor grado) más que en la explotación de recursos naturales, esto es, en la minería o la agricultura”.

Tomando en cuenta que en un año de relaciones entre China y Panamá, Panamá ya está trabajando en un estudio de factibilidad para un proyecto ferroviario de 550 kilómetros de largo, que será construido por la compañía China Railways Corporation, y que acaba de concesionar el contrato para construir el cuarto puente sobre el canal de Panamá a un consorcio chino, mientras que se llevan a cabo las negociaciones para un acuerdo de libre comercio, explican los ex embajadores chilenos: “La gran distinción de nuestro tiempo ya no es entre países capitalistas y socialistas, sino que entre países ‘rápidos’ y países ‘lentos’. Parte del éxito de China se basa en su famoso ‘China Speed’. Panamá ha actuado con esos códigos, con resultados a la vista. Hoy es el país con más alto crecimiento en la región (5.4% en 2017), y de los que más Inversión Extranjera Directa (IED) atrae (unos 6,000 millones en 2017)”.

La conclusión de los autores es que Iberoamérica necesita urgentemente aumentar sus inversiones en infraestructura, y las compañías chinas tienen una enorme experiencia en esta área. “En momentos de turbulencia en el comercio y la economía internacional, América Latina... debe seguir dando un fuerte impulso a sus lazos con China”