Rechaza Rusia el fraude de “reducción de daños”. Insiste que se debe liberar a la gente de sus adicciones

10 de agosto de 2018

9 de agosto de 2018 — El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia le encargó al viceministro responsable del contraterrorismo en el Ministerio de Relaciones Exteriores, Oleg Syromolotov, que respondiera a la reciente solicitud de un periodista sobre la posición de Rusia frente a las “recomendaciones de expertos” dadas a conocer en la Conferencia sobre SIDA, SIDA2018 en Ámsterdam del 23 al 27 de julio, en donde promueven la supuesta “reducción de daños” como respuesta a la drogadicción, “así como la distribución de jeringas, intercambio de agujas y la distribución de metadona para quienes usan drogas por vía intravenosa”.

Es bien sabido que esa política de “reducción de daños” forma parte de la campaña de George Soros para legalizar el narcotráfico internacional del imperio británico, de una vez por todas.

En la respuesta, publicada el lunes 6 de agosto por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia en su portal electrónico, Syromolotov deja en claro que estas estrategias legalizadoras son ilegales en Rusia, porque el gobierno busca defender el “potencial creativo e intelectual” de su población.

“Bajo la estrategia rusa de una política nacional antidrogas hasta el 2020, es inaceptable emplear terapias de sustitución de drogas en los adictos a narcóticos y drogas sicotrópicas, así como la legalización de drogas para usos no medicinales... Los programas de reducción de daños, como los programas de intercambio de agujas, equivalen a la legalización indirecta de las drogas a través de las instituciones médicas oficiales” respondió.

Dio una lista de seis resultados peligrosos de las terapias de sustitución, entre ellas “apoyan y aumentan el uso de las drogas entre la población...; aumentan las muertes relacionadas a las drogas;... fomentan la tolerancia al uso de drogas en la nación”, y “destruyen el potencial demográfico, intelectual y creativo del país”.

Destacó que la terapia con metadona no ayuda a curar la adicción a las drogas (el efecto narcótico de éstas y otras drogas de “sustitución”, como buprenorfina, tiene efecto narcóticos más severos “que la morfina y la heroína y dura tres veces más), sino que más bien sirve para alimentar los intereses financieros que están detrás del narcotráfico.

“Son muy importantes los intereses financieros en la manufactura de estas drogas tan caras; quieren continuar con su programa y, por lo tanto, producir metadona. Juegan con las vidas de personas enfermas”.

La Federación Rusia exhorta a los expertos “a que se reúnan con sus colegas rusos en la investigación de las formas efectivas de superar la adicción a las drogas y enfermedades relacionadas” en vez de andar tratando de aplicar dichos métodos “dudosos”.