Christopher Steele apremió al FBI, a través de Bruce Ohr, para que lo recontrataran para “ayudar” a Robert Mueller a atrapar a Trump

10 de agosto de 2018

10 de agosto de 2018 — El “ex” agente del MI6, Christopher Steele, quien trabajaba como “Fuente humana confidencial” para el FBI en la investigación sobre Rusia, fue despedido supuestamente en noviembre de 2016 luego de que filtró información a los medios, con lo cual transgredió su contrato.

Pero de acuerdo una gran cantidad de documentos que son un tesoro, dados a conocer recientemente a varias comisiones del Congreso, Christopher Steele, quien fue contratado por la firma Fusion GPS y por el Comité Nacional Demócrata (CND) para buscar trapos sucios sobre Donald Trump, en realidad nunca fue despedido realmente. Y muy entrado el 2017, siguió realizando actividades de inteligencia para el FBI a través del subprocurador asociado del Departamento de Justicia Bruce Ohr, con quien tuvo al menos 60 intercambios, y negociaba dentro del Departamento de Justicia para que lo reinstalaran como informante del FBI para ayudar al fiscal especial Robert Mueller en su intento de golpe contra Trump.

En un artículo publicado el 8 de agosto en el periódico The Hill (de amplia circulación en el Capitolio y los medios políticos de Washington, DC), el periodista investigador John Solomon reveló que meses después de haber sido supuestamente despedido del FBI, Steele conversó su posible recontratación con Ohr, y el 6 de agosto de 2017, Steele le envió un mensaje de texto a Ohr donde le decía: “cuando sea conveniente, me gustaría conversar, están sucediendo muchas cosas y nos sentimos frustrados de cuánto está tardando este reenganche con el Buró y con Muller. Agradecería que hiciera todo lo que pueda para acelerar este proceso”. En su respuesta, Ohr sugiere las horas a las que podrían hablar sobre el asunto.

El texto del 6 de agosto es, aparentemente, la única vez en la que Steele mencionó a Mueller específicamente por nombre en sus intercambios con Ohr, cuando le insistió en que “hay nuevas oportunidades operativas, perecederas, que no queremos perder”. De acuerdo al artículo de Solomon, los textos son los primeros indicios del intento de Steele para ser reenganchado, cosa que surgió como propuesta seria por primera vez en julio de 2017. En un texto del 16 de julio, Steele le dice a Ohr: “Hablé con mis viejos colegas la semana pasada y me aseguraron que no se opondrían a nuestro reenganche en el Buró”.

Aunque no se sabe en que va a terminar la publicación de esta evidencia, Solomon señala que en varios textos, Ohr y Steele utilizan constantemente el término “SC”, lo cual se podría referir al “Special Counsel” (fiscal especial) Mueller, o a la abogada del FBI Lisa Page, que también tenía el cargo de “fiscal especial” dentro del Buró. Solomon informa también que en una carta privada al Congreso, el subprocurador general Rod Rosenstein alega que no sabía de las actividades de Bruce Ohr con Steele, y que Ohr no estaba asignado a la investigación de Rusia y que no se contaba “en la cadena de mando. Cualquier participación que haya tenido el señor Ohr en este asunto fue sin mi conocimiento”. Las fuentes del Congreso a las que consultó Solomon, se mostraron “estupefactos” de que Ohr, un asistente de alta jerarquía de Rosenstein y muy cercano, considerase siquiera la recontratación de Steele.