Condenado al fracaso plan del G20 para convertir la infraestructura en productos financieros

10 de agosto de 2018

9 de agosto de 2018 — Mario José Romero, director de directrices políticas y promoción de la Red Europea sobre Deuda y Desarrollo (Eurodad), una red de economistas independientes, atacó la política desquiciada que cocinaron recientemente los monetaristas del G20 para convertir las inversiones públicas en los proyectos de infraestructura en activos transables en los mercados financieros privados.

Romero señala que las inversiones públicas en infraestructura real, benefician al público en un 85% o más, como lo documentan hasta investigaciones del Banco Mundial, y concluye que hay una división insalvable entre los intereses de ganancia del sector privado por un lado y los intereses del sector público por el otro.

“Una infraestructura sustentable es vital para reducir la pobreza y fomentar el desarrollo. El lugar adecuado para empezar es reconoce que la ‘brecha de financiamiento en infraestructura’ es de hecho una brecha en el financiamiento público, y que ninguna cantidad de ilusiones vanas en el financiamiento privado van sustituir el financiamiento público en cierta infraestructura crítica”, explica Romero. El plan del G20, que refleja la codicia con la que contemplan al mundo los monetaristas del Viejo Paradigma, no puede funcionar y no va a funcionar, declara Romero.