Los mega bancos escogen la UE sobre el Brexit

10 de agosto de 2018

10 de agosto de 2018 — El HSBC anunció que va a sacar de la City de Londres sus operaciones de coordinación de sus actividades europeas y las mudará a Paris. Esto involucra a unos 1,000 empleados y esto sigue a la decisión del Deutsche Bank, Morgan Stanley, Citigroup, Standard Chartered y Nomura, de mover parte de su personal a Frankfurt. El Bank of America mudará 200 personas a Fankfurt y a Paris.

Hasta ahora, la mudanza representa una pequeña parte de las 483,000 personas empleadas en la Milla Cuadrada, pero esto lo está utilizando la facción pro Unión Europea (UE) para insistir en que la falta de confianza en la negociación del Brexit va a presionar al resto de las instituciones financieras a salirse de la City de Londres.

El Ministro de Hacienda británico Philip Hammond acusó a París de estarse confabulando para reemplazar a Londres, según la reseña del Financial Times. El 16 de julio hubo una reunión en Downing Street (la sede del gobierno) a la que asistieron Shriti Vadera, presidente de la Comisión Asesora de los Presidentes de Servicios Financieros Europeos; Michael Cole-Fontayn, presidente de la Asociación de Mercados Financieros en Europa; John McFarlane, presidente de TheCityUK; Andy Briggs, presidente de la Asociación de Aseguradores Británicos; Peter Harrison, presidente de la Asociación de Inversiones; y Stephen Jones, director ejecutivo de UK Finance.

Según una nota hecha por uno de los participantes, “el Ministro alegó que pareciera que solo era Francia la que estaba interesada en ‘cambios en las reglas por motivos políticos’, porque París desea apoderarse de los negocios que se hacen desde Londres. Una persona en la reunión que acompañaba al señor Hammong dijo que él expresaba preocupaciones más amplias de la industria que tiene que ver con la campaña de Francia para ganarle los negocios a la City. En junio, Francia propuso que los bancos de inversión extranjeros con sede en terceros países, como el Reino Unido, no deben recibir un cheque en blanco después del Brexit para operar en la UE y deben estar sujetos a controles más estrictos.

“El Ministro consideró que el apetito de todos los demás países, con excepción de Francia, para conseguir los servicios financieros con sede en el Reino Unido, es limitado” dice la nota sobre la reunión.

Sin embargo, según el informe, Hammond dijo que Gran Bretaña debe buscar en otras partes un reemplazo a los negocios financieros de la UE: “Es importante que el Reino Unido pueda mostrar paralelamente, una estrategia para hacer crecer negocios de servicios financieros no europeos, como si la amenaza de retirarse de los arreglos con la UE se considerasen reales” dijo Hammond, según trascendió.