Rusia “rechaza categóricamente” las nuevas sanciones impuestas por EUA

13 de agosto de 2018

13 de agosto del 2018 -— Sergey Lavrov, ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, habló el viernes 10 de agosto por teléfono con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, sobre lo descabellado de las nuevas sanciones impuestas esta semana por el Departamento de Estado de Estados Unidos, por el supuesto papel de Rusia en el envenenamiento con armas químicas de los Skripal en el Reino Unido.

“La parte rusa manifestó su rechazo categórico a las nuevas sanciones anunciadas recientemente por Washington relacionadas con la información supuestamente disponible de la supuesta participación de Rusia en el llamado caso Skripal”, le dijo Lavrov a Pompeo, informó Sputnik.

Lavrov dijo que ni Estados Unidos ni el Reino Unido, ni nadie, han presentado ninguna evidencia que sustancie estas acusaciones. No obstante, de acuerdo a Sputnik “Pompeo le dijo al ministro de Relaciones Exteriores ruso que Washington busca mejores relaciones con Moscú. Ambas partes acordaron continuar el diálogo”, lo cual muestra la desconexión que hay entre las facciones del gobierno de Trump.

Los dos funcionarios también hablaron sobre la situación en Siria y otros asuntos que abordaron los Presidentes Trump y Putin en su reunión de Helsinki el pasado 16 de julio, según informó el Ministerio de Relaciones Exteriores ruso.

Por otra parte, el primer ministro de Rusia, Dmitry Medvédev, que se encontraba en Kamchatka, le dijo a la prensa que la segunda ronda de sanciones con las que había amenazado Estados Unidos sería considerada como guerra económica: “Una cosa que les puedo decir, es que si lo que viene son medidas como la prohibición de actividades bancarias, o la utilización de esta o aquella moneda, esto claramente puede calificarse como una declaración de guerra económica. Y esta guerra tendrá que responderse económicamente, políticamente, y si es necesario de otro modo. Y nuestros socios estadounidenses debiesen entender eso”, informó la agencia TASS.