Turquía y Argentina en turbulencia financiera. Turquía va a buscar “nuevos amigos y aliados” dice Erdogan

13 de agosto de 2018

13 de agosto de 2018 — En los últimos dos días, el Presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha estado haciendo declaraciones en medio de la crisis financiera, y comentó que buscarán nuevos “amigos” y arreglos económicos. El viernes 10 de agosto, la lira se hundió en picada, perdiendo en cierto momento un 25% de su valor hasta alcanzar por primera vez las 6 liras por dólar. Hoy los medios financieros publican reseñas alarmistas, como el Frankfurter Allgemeine Zeitung que dice que “La inflación está fuera de control”.

Mientras tanto, también el peso argentino siguió devaluándose. De manera similar, ha habido temblores severos en otras naciones que se incluyen en la categoría de “mercados emergentes”, luego de que el sistema financiero transatlántico se volvió un casino en los últimos años de la “Emisión Cuantitativa” (EC), con las dizque “inversiones” extranjeras y la deuda. Encima de esto, está el anuncio que hizo el Presidente Trump el viernes 10 de que va a aumentar los aranceles a las importaciones a Estados Unidos del acero y aluminio turcos.

Todo el sistema se encuentra en una situación insostenible y pone de relieve la urgencia de un programa al estilo de un “Nuevo Bretton Woods”, con divisas estables, tipos de cambio fijo, y crédito e inversiones reales. Además de nuevos acuerdos comerciales basados en una perspectiva en donde todos ganen, en el espíritu de la Nueva Ruta de la Seda.

Erdogan habló el sábado 11 ante una concentración del partido gobernante, Justicia y Desarrollo (AKP), en la provincia del Mar Negro de Rize. Dijo que Turquía estaba lista a comerciar con sus socios (China, Rusia, Irán y Ucrania) en sus divisas locales, en vez de dólares.

El día anterior, el Presidente Erdogan publicó una columna huésped en el New York Times, titulada: “Cómo ve Turquía la crisis con Estados Unidos”. Después de repasar ciertos puntos del conflicto en los últimos años, Erdogan concluye: “Antes de que sea demasiado tarde, Washington tiene que deshacerse de su concepto errado de que nuestra relación puede ser asimétrica y aceptar el hecho de que Turquía tiene alternativas. Si no se da marcha atrás a esta tendencia al unilateralismo y falta de respeto, nos obligará a empezar a buscar nuevos amigos y aliados”.