Fuerza Espacial de EUA: un arma geopolítica contra Rusia y China

14 de agosto de 2018

14 de agosto del 2018 –- La Fuerza Espacial de Estados Unidos (EUA), según la anunció el pasado jueves 9 de agostó el vicepresidente Mike Pence en el Pentágono, ha sido concebida de acerado a la Estrategia Nacional de Defensa (END), la cual considera a Rusia y a China como rivales y “potencias revisionistas”. En vez de ver al espacio como un dominio que se puede utilizar para el beneficio de la humanidad, lo consideran como otro dominio más en el que compiten las “grandes potencias” en incluso harían la guerra. Sin embargo, esto se ha planteado en el contexto de la relaciones no resueltas entre Estados Unidos y Rusia. Si el Presidente Donald Trump logra hacer realidad su deseo declarado de mejorar las relaciones entre EUA y Rusia, algo que también es la voluntad del Presidente Vladimir Putin, entonces existirían las bases para una relación completamente diferente en el espacio, en la cual pueda haber la posibilidad incluso de la cooperación espacial entre EUA y Rusia, de modo conceptualmente similar a la propuesta que hizo en 1980 el Presidente Ronald Reagan, el Sistema de Defensa Estratégico (SDI), cuyo autor intelectual es Lyndon LaRouche.

Al mismo tiempo que hablaba Pence el jueves, el Pentágono también dio a conocer al Congreso un informe de 15 páginas sobre la organización y la estructura de los componentes espaciales de las fuerzas armadas dentro del Departamento de Defensa. El informe dice que EU debe “dominar” el espacio en contra de sus “adversarios”.

“Los sistemas espaciales de EUA han mantenido históricamente una ventaja tecnológica sobre los de los adversarios potenciales; esos posibles adversarios hoy están activamente desarrollando modos para que no podamos utilizar el espacio en caso de una crisis”, dice el informe del Pentágono. Menciona directamente a Rusia y a China como amenazas en el espacio contra EU. “China y Rusia, nuestros competidores estratégicos, buscan explícitamente tener capacidades de guerra en el espacio para neutralizar las capacidades espaciales de EU durante un momento de conflicto”, afirman. “Rusia y China perciben la necesidad de neutralizar cualquier ventaja militar de EU que provenga de los sistemas espaciales militares, civiles o comerciales [de EUA] y están considerando cada vez más lanzar ataques en contra de los sistemas de satélites como parte de su futura doctrina de guerra. Ambos van a seguir buscando tener una amplio gama de armas contra los satélites (ASAT en sus siglas en inglés) como forma de reducir la efectividad militar de Estados Unidos”.

Esta perspectiva también se manifestó en las afirmaciones que hizo Pence, en las que alegó que los competidores y posibles adversarios, como China y Rusia, han desarrollado nuevos armamentos que están dirigidos a tumbar los satélites estadounidenses.

“Tal y como lo dicen claramente sus acciones, nuestros adversarios ya transformaron el espacio en un campo de guerra”, afirmó Pence. “Estados Unidos no se va a asustar ante tal desafío”.

El Ministerio de Relaciones Exteriores ruso emitió una declaración como respuesta, según informó Sputnik News, en la cual advierte que “una confrontación militar en el espacio podría ser tan peligroso como la carrera de armas nucleares que echó a andar Washington a mediados del siglo pasado”. Ataca al programa espacial militar de Estados Unidos de “aventurerismo” que podría tener “el mayor impacto negativo en el estado de la seguridad internacional”.