Se profundiza crisis monetaria. Solo el Nuevo Bretton Woods de LaRouche puede pararla

14 de agosto de 2018

14 de agosto de 2018 — Ante la propagación de la “crisis de divisas” internacional que amenaza a un número de bancos cada vez mayor, el ministro de Finanzas ruso, Anton Siluanov, anunció el domingo en la televisora estatal que Rusia continuará disminuyendo sus existencias en valores del Tesoro de Estados Unidos, y va a utilizar el rublo y otras divisas para sus liquidaciones comerciales, según lo informara la agencia de prensa RIA Novosti. El Presidente turco, Tayyip Erdogan, y el ministro de Finanzas, Berat Albayrak, también anunciaron su intención de hacer sus arreglos en divisas distintas al dólar.

El rublo y la lira turca están entre las divisas importantes que ahora están sufriendo devaluaciones, todo esto en el marco de una inmensa burbuja global inestable de deuda corporativa de baja graduación, generada por décadas de una política errada de impresión de dinero de los bancos centrales. De la porción de $75 billones de deuda corporativa a nivel mundial que recibe calificación, más de la mitad está calificada como chatarra o solo un punto por arriba de chatarra. Las devaluaciones de las divisas vuelven completamente impagables a grandes porciones de esa deuda de corto plazo con baja calificación. En lo que va del año, ha quedado en claro que el aumento en las tasas de interés en Estados Unidos y en Europa, empujaría a grandes cantidades de esta deuda hacia olas de incumplimientos.

En el caso de Turquía, $180 mil millones de los $337 mil millones de dólares en deuda corporativa denominada en dólares es de corto plazo, con menos de un año de maduración, y hay más denominada en euros. La economía y la industria turca están creciendo rápidamente y la deuda soberana es baja, pero el ataque especulativo contra de su divisa después de que EU anunció sus aranceles contra Turquía, está exacerbando todo esto.

No son solo importantes bancos europeos, en particular franceses y españoles, los que están fuertemente expuestos con esta deuda corporativa ahora tóxica; también lo están grandes bancos estatales de los emiratos del Golfo. Y hay otras divisas de los llamados “países emergentes” y quizá también de algunos europeos que ya están en problemas o que se encaminan en esa dirección ante el fortalecimiento del dólar.

Hoy Turquía impuso un control de capital parcial a sus bancos, en tanto que redujo a la vez sus requerimientos de reservas para otorgar préstamos en 0.25%. También prohibió las ventas de acciones en corto. Estas acciones solo llevaron a que la lira se depreciara de nuevo a unos 7.15 por dólar en comparación de los 6.9 por dólar el viernes pasado; por abajo del nivel en donde es probable que los bancos turcos quiebren.

Los anuncios de los rusos y los turcos plantean en realidad la cuestión de actuar de inmediato en el lanzamiento de un nuevo sistema monetario al estilo de un Nuevo Bretton Woods, como lo ha planteado y propuesto el editor fundador de la EIR, Lyndon LaRouche durante muchos años.

El dólar estadounidense (que en realidad no es más que el “dólar londinense” dado que la mayoría de los dólares se han emitido en los mercados del eurodólar en Londres) ha sido la moneda de reserva mundial, desde 1971 cuando se abandonó la reserva de oro. La movida para usar otras divisas en las liquidaciones comerciales solo se puede hacer mediante acuerdos entre las principales potencias. Pero sin los acuerdos para tomar medidas hacia un nuevo sistema con reservas en oro con tipos de cambio fijos, estos acuerdos “laterales” no van a parar la crisis financiera. De hecho, pueden llevar a crear más caóticas fluctuaciones monetarias y ataques especulativos.