Rusia y China condenan el proyecto de ley de autorización de gastos de defensa de E.U.

15 de agosto de 2018

15 de agosto de 2018 — La Ley Nacional de Autorización de Defensa (LNAD, en sus siglas en inglés) que fue promulgada por el Presidente Trump el lunes 13, incluye numerosas disposiciones que determinan la política de Estados Unidos en relación a Rusia, China y una gran cantidad de otros países. Tanto Moscú como Pekín encontraron cada uno por su lado que las disposiciones en relación a ellos eran objetables.

Los rusos tomaron nota en particular de la disposiciones sobre el Tratado Cielos Abiertos. La sección 1242 en el proyecto de ley le prohíbe a la Fuerza Aérea de EU gastar dinero en introducir mejoras en sus aeronaves en Cielos Abiertos, como por ejemplo el nuevo equipo de imágenes digitales, hasta que el Presidente certifique que él ha respondido a las supuestas violaciones rusas al tratado, incluso con medidas judiciales. El Omaha World Herald informó el 16 de mayo de este año que las dos aeronaves OC-135B utilizadas en el programa, eran tan viejas que las descomposturas dejaban a las tripulaciones de vuelo varadas durante semanas cada vez y son un peligro para la tripulación cuando están listas para volar.

“En vez de tratar este asunto dentro del marco de la Comisión Consultora de Cielos Abiertos, nos enteramos a través del proyecto de ley que se va a suspender el financiamiento a la implementación del tratado”, dijo el viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Ryabkov. “Bueno, esta fue una decisión de Estados Unidos. Esta es la ruta que conduce a intoxicar más las relaciones internacionales por métodos unilaterales. Sólo podemos lamentarlo”. El senador Yvgeny Serebrennnikov, vicepresidente de la Comisión sobre Seguridad y Defensa del Consejo de la Federación de Rusia, le dijo a Sputnik que “las acusaciones de Estados Unidos en nuestra contra no tienen ninguna base. Rusia actúa acatando totalmente los acuerdos y sus términos así como también al acuerdo sobre destrucción de armas químicas”.

La Ley de Defensa también ataca al Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF por siglas en inglés) y al tratado sobre Reducción de Armas Ofensivas Estratégicas, conocido como el Nuevo START, a pesar de que el Senado aligeró las disposiciones de las versiones más draconianas del proyecto de ley de la Cámara de Representantes. La sección 1243 del proyecto de ley exige que el Presidente someta ante el Congreso una determinación sobre si Rusia está violando o no el tratado INF, en tanto que la sección 1245 requiere que el Presidente le cuestione a Rusia sobre si varios de los sistemas estratégicos nuevos de Rusia, entre ellos el Sarmat ICBM, el misil crucero Kh-101, el drone submarino conocido como “Status 6” y el vehículo planeador hipersónico Avanguard, están cubiertos en el Nuevo START.

En respuesta a la disposición sobre el Nuevo START, el viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Ryabkov, acusó a Estados Unidos de ser ellos los que se están desviando del tratado. “El tratado existente registra clara y bastante firmemente que esos sistemas de armamentos estratégicos deben de reducirse y restringirse” dijo. “Rusia ha cumplido con estos términos y continua cumpliendo con ellos rigurosamente, a diferencia de EU, que, actuando hacia la modernización de su propio armamento, se ha desviado considerablemente de los términos de este tratado”.

China también objetó varias disposiciones de la Ley de Defensa. “El contenido de esta ley está llena de las ideas de la Guerra Fría, exagera el nivel de la confrontación sino-estadounidense, interfiere en los asuntos internos de China, viola el principio de Una Sola China y tres comunicados sino-estadounidense, daña la atmósfera de mejoramiento de los vínculos militares Chino-EU, daña la confianza y cooperación mutua entre China y EU” dice en su declaración el Ministerio de la Defensa de China. También consideran que el fortalecimiento del CFIUS está dirigido en contra de China. Es más, el proyecto de ley establece como la “principal prioridad” de Estados Unidos es “competir estratégicamente a largo plazo con China”. Asimismo, el proyecto pide evaluar la propaganda, las herramientas económicas, hackeos e “instalaciones de defensa” que supuestamente emplea China en contra de Estados Unidos.

El proyecto de ley exhorta al Secretario de la Defensa a que lleve a cabo “una evaluación integral” sobre las defensas de Taiwán, con el objetivo de fortalecerlas de manera diversa a la que ya se ha opuesto Pekín.