Los derivados financieros convierten la vulnerabilidad turca sobre Europa en una vulnerabilidad sobre los bancos de Wall Street

16 de agosto de 2018

16 de agosto de 2018 — En un artículo titulado “The $4 Trillion Answer to Why Turkey Is Rattling Wall Street Banks and Insurers” (La repuesta de los $4 billones de dólares al por qué Turquía está golpeteando a los bancos y aseguradoras de Wall Street), que los autores Pam y Russ Martens publican en su blog Wall Street On Parade, le recuerdan a sus lectores que la explosión de la burbuja de los derivados financieros, que la crisis de Turquía puede detonar, tumbaría los bancos de Wall Street y a las aseguradoras de Estados Unidos, no solo a los bancos europeos que tienen deuda turca. Después de todo, los bancos europeos y los de Wall Street son las contrapartes mutuamente de los billones de dólares en derivados financieros. Los autores citan la advertencia siguiente publicada en el informe anual de 2016 de la Oficina de Investigación Financiera (OFR, en sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos:

“Los bancos calificados ‘sistémicamente importantes en lo global’ (G-SIB, por sus siglas en inglés) tienen más de $2 billones de dólares en exposición total con Europa. Más o menos la mitad de esa exposición está fuera de la contabilidad formal... Los G-SIB de Estados Unidos vendieron más de $800,000 millones en derivados de crédito referidos a entidades domiciliadas en Estados Unidos...

“A fines de 2015, la exposición a los derivados de las compañías estadounidenses de seguros de vida, según se reporta en los expedientes reglamentarios, sumaron un total de $2 billones de dólares en valor nacional. Estos $2 billones no incluyen los contratos de derivados que tienen las compañías reaseguradoras afiladas, las empresas afiliadas que no son de seguros, y las compañías matrices que no tienen que registrar expedientes reglamentarios. Los detalles sobre las posiciones de estas entidades en derivados financieros no están disponibles públicamente...

“De acuerdo a la información reglamentaria sobre las entidades legales de compañías de seguros, nueve grandes bancos estadounidenses y europeos son contrapartes de un 60% de los $2 billones de dólares en contratos de derivados de las compañías estadounidenses de seguros de vida. Estos datos muestran que a pesar de la compensación central, la interconexión de los derivados entre las empresas estadounidenses de seguros de vida y los bancos sigue siendo substancial”.

La OFR advirtió también que nadie tiene ninguna información sobre el tamaño de los mercados de la banca subterránea, y por lo tanto “la probabilidad sigue siendo alta de que las deficiencias en datos le impedirá de nuevo a los gestores de riesgo y a los reguladores evaluar los riesgos antes de que sea demasiado tarde”, señala Wall Street on Parade.