El Salvador se prepara para incorporarse a La Franja y la Ruta; reconoce a la República Popular de China

22 de agosto de 2018

22 de agosto del 2018 — Salvador Sánchez Cerén, Presidente de El Salvador, anunció el lunes 20 por televisión nacional que El Salvador rompió relaciones diplomáticas con Taiwán y las estableció con la República Popular de China, con el fin de cumplir la promesa del gobierno de dar una vida digna a todos los ciudadanos, y crear un futuro para las nuevas generaciones. Informó que una delegación de tres funcionarios de alto nivel, que encabeza el ministro de Relaciones Exteriores, Carlos Castañeda, estaba en Pekín, y acababa de firmar un Comunicado Conjunto de establecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países.

El Presidente no mencionó a la Iniciativa de la Franja y la Ruta (IFR) en su discurso, aunque la participación entusiasta de Panamá en la misma, luego de su decisión de romper relaciones con Taiwán en junio del 2017, ha generado una discusión en toda Centroamérica sobre las posibilidades de aumentar la integración y eliminar efectivamente la pobreza, el narcotráfico y la violencia. Realmente, el acercamiento de El Salvador en la dirección de la Nueva Ruta de la Seda, es la medida más importante que se haya podido tomar para detener el azote de las drogas y la violencia de las pandillas satánicas, que junto con el saqueo de Wall Street, han hecho que 20% de salvadoreños de primera generación emigren desesperados a Estados Unidos.

El Salvador ha buscado ayuda internacional para modernizar su puerto de contenedores en La Unión, golfo de Fonseca, en la costa del Pacífico, y China manifestó su interés en el proyecto. El concepto inicial para el puerto de La Unión fue de convertir al Golfo de Fonseca en una plataforma de desarrollo con Nicaragua y Honduras, países que también hacen frontera con el Golfo, y conectarlo con el Caribe por medio de redes ferroviarias a través de Honduras. Al mismo tiempo, de acuerdo a las fuentes de la Executive Inteligence Review (EIR), el tren de alta velocidad que China quedó en construir en Panamá ha generado pláticas en Costa Rica, El Salvador y Honduras, como mínimo, respecto a la construcción de una red ferroviaria regional.

La decisión de El Salvador aumenta el potencial para que otros países de Centroamérica, como Honduras, Nicaragua, y Guatemala, en particular, también dejen el “tapón de Taiwán” e ingresen al futuro. El Presidente Sánchez Cerén se había reunido con los Presidente de Honduras y Guatemala antes del anuncio, en ocasión de que El Salvador se uniera a la Unión Aduanera creada por esas dos naciones, acercando más a los 32 millones de habitantes en esas tres naciones, que son el 73% de toda la población de Centroamérica.

“Después de este cuidadoso análisis, anuncio que mi Gobierno ha tomado la decisión de romper las llamadas relaciones diplomáticas mantenidas hasta este día entre la República de El Salvador y Taiwán y establecer relaciones diplomáticas entre la República de El Salvador y la República Popular China”, anunció el mandatario cuando hizo oficial la decisión.

“Estamos convencidos que este es un paso en la dirección correcta, que corresponde a los principios del derecho internacional, de las relaciones internacionales y a las tendencias ineludibles de nuestra época”, dijo en su discurso el Presidente a la nación. Cuando fue juramentado en su cargo, explicó, prometió crear las condiciones necesarias para transformar la nación y “asegurar una vida decente para cada uno de ustedes y sus familias”, y luego de analizar la situación nacional e internacional, decidieron romper relaciones con Taiwán y establecer relaciones diplomáticas con la República Popular de China, explicó Sánchez Cerén.

Esta es una decisión que “permitirá además grandes beneficios para el país y brindará extraordinarias oportunidades a nivel personal a cada uno de ustedes”, le dijo el Presidente a sus conciudadanos. “La República Popular China es la segunda economía del mundo, en permanente crecimiento, y los desarrollos logrados en diversos campos le permiten posicionarse entre los países más exitosos” explicó. Pero además, agregó, China hace una “promoción del desarrollo compartido a través del fomento en países como el nuestro de la cooperación sur-sur”.

Sánchez informó que el diálogo comenzará de inmediato entre los dos países “a fin de identificar potencialidades y acciones concretas en áreas de comercio, inversión, desarrollo de infraestructura, cooperación científica, económica y técnica, en salud, educación, turismo, apoyo a la micro y mediana empresa”, así como también se coordinará con el gobierno chino una “ayuda humanitaria a los agricultores afectados por la sequía en nuestro país”.

(Se puede leer el discurso completo del Presidente de El Salvador, Sánchez Cerén en este enlace: https://www.elsalvador.com/videos/511052/presidente-sanchez-ceren-anuncia-fin-de-las-relaciones-de-el-salvador-con-taiwan/).