Trump dice: Estudien el McCarthyismo; Mueller se está “entrometiendo en las elecciones intermedias”

22 de agosto de 2018

22 de agosto de 2018 — Un tuit de Trump publicado el domingo 19, destaca por su precisión: “Estudien al finado Joseph McCarthy porque estamos ahora en un período en el que Mueller y su pandilla ¡hacen que Joseph McCarthy se vea como un bebé! ¡Una cacería de brujas arreglada!”. El contexto inmediato fue el desplante del New York Times con relación al abogado de la Casa Blanca Donald McGahn, el cual prácticamente amenazó con el cuento de que “tu colega X ya dio tu nombre a nuestros investigadores” etc., sacado del manual de trucos de McCarthy. Trump tuiteó que “el fracasado New York Times escribió una reseña en donde hizo parecer como que el abogado de la Casa Blanca HABÍA TRAICONADO al Presidente, cuando la realidad fue justo lo contrario — y os dos reporteros piratas lo sabían. Esta es la razón de por qué los Medios Noticiosos Fraudulentos se han convertido en el Enemigo del Pueblo. ¡Es una desgracia para Estados Unidos!”.

El lunes 20 sacó otro comentario, donde acusó al “deshonesto y desacreditado Bob Mueller y todo su grupo de Hampones Demócratas Rabiosos” de andar perdiendo el tiempo en el asunto McGahn.

“Cuando alguien necesita tanto tiempo como ellos cuando saben que no hay ninguna colusión con Rusia, es porque es alguien que solo anda buscando problemas” escribió. “Gozan arruinando la vida de otras personas y SE NIEGAN a ver la verdadera corrupción en el lado demócrata -¡las mentiras, los despidos, los correos electrónicos borrados y taaantas otras cosas más! Los Demócratas Rabiosos de Mueller están buscando causar un impacto en las elecciones. ¡Son una Desgracia Nacional!”.

El principal editorial del Wall Street Journal del lunes 20 llegó cerca de acusar a las noticias falsas por su nombre, “los lectores deben mostrarse escépticos sobre lo que se está informando sobre la investigación del señor Mueller” dice, y destaca que McGahn no podía haberse reunido con Mueller a menos que el Presidente hubiera renunciado a su privilegio ejecutivo, lo cual hizo. Tanto Nixon como Clinton “pelearon batallas judiciales prolongadas en contra de fiscales sobre el privilegio del ejecutivo”, dicen, en tanto que Trump es transparente.