El gobierno argentino agita la histeria tratando de encarcelar a la ex Presidente Cristina Fernández de Kirchner

24 de agosto de 2018

23 de agosto de 2018 -– El 21 de agosto, la coalición en el gobierno argentino Cambiemos, organizó una manifestación “masiva” (que difícilmente se puede calificar así) para exigir que se levante de inmediato la inmunidad parlamentaria a la senadora y ex Presidente de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner para poder meterla a la cárcel bajo cargos de corrupción.

Las manifestaciones estaban programadas a ocurrir un día antes de que el Senado votara sobre si iba a permitir o no el allanamiento de sus tres residencias y su oficina en el Senado, en busca de pruebas de que ella fue el cerebro detrás de todo el entramado de corrupción. En las últimas tres semanas, siguiendo el modelo de la operación “Lava Jato” en Brasil, coordinada por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, altos empresarios argentinos están desfilando por los tribunales “confesando” que le pagaron sobornos al gobierno de Fernández de Kirchner, en su afán de buscar un arreglo de acuerdos de culpabilidad para evitar ir a la cárcel.

Como sucedió en muchas de las manifestaciones organizadas en contra de Fernández de Kirchner cuando ella era Presidente, los manifestantes ayer no eran de la clase trabajadora ni los pobres que han sido los más afectados por el programa de austeridad del gobierno de Macri, dictado por el FMI, sino de clase media y alta que consideraron su protesta como una reunión social agradable.