Los neoconservadores chiflados lanzan epítetos a El Salvador; exigen una guerra económica

24 de agosto de 2018

23 de agosto del 2018 — Cory Gardner, senador republicano por Colorado, fiero defensor de Taiwán y de los intereses marihuaneros, y de las sanciones en contra de Rusia, envió el miércoles 22 el siguiente tuit: “El gobierno de Estados Unidos debe levantarse contra la campaña de China que busca humillar a Taiwán con cada herramienta que poseen”. Más fanático que nunca, el senador Marco Rubio prometió que él ya está haciendo campaña para que Estados Unidos no dé ayuda a El Salvador, debido a su decisión de establecer relaciones diplomáticas con China.

Los neoconservadores están histéricos de que tres vecinos sureños de Estados Unidos rompieron con la camisa de fuerza de Taiwán, en un período de 14 meses, para aceptar el horizonte que ofrece la Iniciativa de la Franja y la Ruta que inició China. “Ellos creen que vamos a reaccionar del mismo modo que lo hicimos cuando Panamá y República Dominicana [dieron ese paso]. Están muy equivocados”, fanfarroneó Rubio; esta vez habrán “verdaderas consecuencias”.

La embajadora de Estados Unidos en El Salvador, Jean Manes, una reliquia de Obama que amenazó públicamente a esa nación en julio pasado, cuando dijo que no debería permitirle a China invertir en el desarrollo del puerto de La Unión —claramente sin ningún éxito—, tuiteó el 22 de agosto que “Estados Unidos está analizando la decisión tomada por El Salvador. Es preocupante... Sin ninguna duda esto va a tener un impacto en nuestra relación con el gobierno”. Sin embargo, su promesa de que “continuaremos ayudando a los salvadoreños”, tendría más credibilidad si ella estuviera impulsando que Estados Unidos ayudara a construir puertos y líneas de ferrocarril ¡en vez de la promoción que hizo recientemente a que Walmart y McDonald aumenten su presencia en El Salvador!

El periódico chino Global Times acertadamente escribió hoy que El Salvador es el quinto país que Taiwán pierde en sus relaciones “diplomáticas” desde que Tsai Ing-wen, fanática independentista, llegó al gobierno de Taiwán hace dos años. “Ahora Taiwán se queda solamente con 17 ‘aliados’ diplomáticos... es solo cuestión de tiempo hasta que a Taiwán no le queden ‘aliados’”.

China no “pagó” por el reconocimiento de El Salvador, escribió el Global Times. “La cooperación con China continental implica una enorme cantidad de oportunidades, que no se pueden reemplazar con dinero. En vez de ser comprados por Taiwán por una pequeña suma de dinero –-no reconocido internacionalmente— se ha vuelto cada vez más un pilar indispensable de la autoestima normal de un Estado y de su confianza en sí mismos, establecer lazos con Pekín”.