Neoconservadores del Departamento de Estado se jactan de su alianza con el Reino Unido contra Rusia

24 de agosto de 2018

23 de agosto de 2018 — Al testificar ayer ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Wess Mitchell, subsecretario de Estado para Asuntos Europeos y Euroasiáticos, intentó su mejor imitación de su predecesora Victoria Nuland en su ataque a Rusia, en particular al Presidente Vladimir Putin, el demonio que según dijo, está decidido a “destruir la República Americana”.

Es indicativo que Mitchell se jactara de que “estamos ahora trabajando con nuestro aliado, el Reino Unido (RU) para formar una coalición internacional para coordinar esfuerzos” en el campo del combate a las “malignas” actividades rusas. Informó que se había creado una nueva posición (Asesor de alto nivel sobre Actividades y Tendencias Malignas Rusas, SARMAT por siglas en inglés) para “desarrollar estrategias interregionales en todas las oficinas”.

Hay que recordar que en la cumbre del G7 en Canadá a principios de junio, fue la Primera Ministra británica Theresa May la que propuso la creación de una fuerza de “respuesta rápida” internacional, capaz de responder inmediatamente a cualquier forma de “agresión rusa”.

Mitchell, un fanático neoconservador “nunca con Trump”, quien trabajó en el equipo sobre política exterior del ex candidato presidencial Mitt Romney en el 2008, lanzó acusaciones cada vez más locas. La amenaza rusa ha evolucionado más allá de “una simple amenaza externa o militar” alegó. “Incluye operaciones para influir en el mismo corazón del mundo occidental, orquestadas por el Kremlin... dirigidas desde los niveles más altos del Estado ruso”. En el corazón de todo esto, está Putin, dijo, cuya tesis es que la Constitución estadounidense “es un experimento que puede fracasar si se le ataca en la forma correcta desde adentro. Putin quiere destruir la República Americana... exacerbando sistemáticamente las fallas de nuestra sociedad”. Insistió en que los esfuerzos de Rusia “se tratan de geopolítica... la lucha permanente y autojustificada del sistema Putinista por el dominio internacional”.

Mitchell se mostró obstinado en que se tienen que defender “los Estados en la línea de frente” de Europa, Ucrania y Georgia. La Oficina sobre Asuntos Europeos y Euroasiáticos toman muy en serio la amenaza rusa. Al hablar en su calidad de copresidente del “Grupo sobre Influencia Rusa” se jactó de que trabaja con el general Curtis Scaparroti, jefe del Comando Europeo EUCOM para reunir las fuerzas combinadas del EUR (su oficina en el Departamento de Estado) y el EUCOM “para luchar contra este problema. Bajo el liderato del EUR, dijo, “se requiere que todas”las 49 misiones estadounidenses localizadas en Europa y Eurasia “desarrollen, coordinen y ejecuten planes de acciones diseñados a repeler las operaciones de influencia rusa en sus respectivos países anfitriones”.