El Salvador es amigo de China, “un amigo más en la región latinoamericana y de la Iniciativa de la Franja y la Ruta”

24 de agosto de 2018

24 de agosto de 2018 — Esta declaración la hizo el Ministro de Relaciones Exteriores de China y Consejero del Estado, Wang Yi, en el momento de firmar el comunicado conjunto con el Ministro de Relaciones Exteriores de El Salvador, Carlos Castañeda, el pasado martes 21 de agosto, y señaló además que China le ha sumado ahora “un amigo más en la región latinoamericana y caribeña, y un socio para impulsar la iniciativa de la Franja y la Ruta y construir una comunidad de destino de la humanidad”.

“China está dispuesta a trabajar con El Salvador para materializar su desarrollo conjunto, promover la cooperación China-América Latina en su conjunto, y contribuir a la revitalización colectiva de los países en vías de desarrollo”, dijo Wang Yi.

Evidentemente, la muchedumbre que adora al imperio británico se encuentra completamente perpleja, si es que no furiosa.

La embajadora de Estados Unidos en El Salvador, Jean Manes, trató de convertir la decisión tomada por este país soberano en un tema de corrupción, sugiriendo que las negociaciones se habían llevado a cabo de manera “para nada transparentes”, que seguramente algo nefasto estaba sucediendo. Antes de dar un paso como ese, increpó ella, el gobierno debió haber “consultado con todos los sectores” de la sociedad, dado que esta medida podría tener un impacto de largo plazo, “no de semanas o meses sino de décadas”. La embajadora exigió conocer “cuál es la naturaleza de las negociaciones. ¿Por qué no se hace esto con transparencia?”, dijo, e insistió que “debían haber informado al pueblo” (¿o quiso decir al Departamento de estado de Estados Unidos?).

Roberto Lorenzana, vocero y secretario de Comunicaciones y de Gobernabilidad de la Presidencia de El Salvador, defendió la decisión “soberana e independiente” que tomó su país de establecer relaciones diplomáticas con China, informó Xinhua. El país no podía seguir “de espaldas al mundo”, al no reconocer el papel que juega China a nivel global, aclaró. No podemos obviar que China “es la segunda potencia del mundo y es la primera economía exportadora del planeta”, expresó. “Más bien debemos preguntarnos ¿por qué no antes esta decisión? ¿cuánto perdió El Salvador al no tener una relación con un gigante económico como China?”, agregó. “las enormes oportunidades que se abren para una economía como la nuestra en un mercado de esa magnitud es impresionante desde el punto de vista científico técnico, debemos apostarle a este tipo de relaciones”, afirmó el funcionario.

Mientras tanto, el 22 de agosto el diario chino Global Times preguntó, “¿Qué país es el próximo?”. El hecho de que muchos de los “aliados” de Taiwán están “estableciendo vínculos diplomáticos con China continental es una tendencia arrolladora. Es solo una cuestión de tiempo antes de que Taiwán se quede sin ‘aliados’ ”.