Nuevos indicadores del colapso en la densidad relativa potencial de población del sector transatlántico

25 de agosto de 2018

25 de agosto del 2018 — Dos nuevas investigaciones demográficas de 18 naciones occidentales desarrolladas muestran un declive en la expectativa de vida en 12 países de estos en el 2015, según un informe de Reuters del 22 de agosto. “Esto no ha ocurrido en décadas, y el tamaño del descenso más reciente fue mucho mayor que el de los anteriores declives”, dice Jessica Ho de la Universidad del Sur de California (USC), en Los Ángeles, una de las coautoras de esta investigación. Esta investigación se publicó en The BMJ (antes llamaba British Medical Journal), que se presenta como una de las más antiguas revistas de medicina general publicada por la Asociación Médica Británica.

La Executive Intelligence Review (EIR) informó ya en otras ocasiones sobre investigaciones que señalaban el colapso demográfico que viene sucediendo en Estados Unidos. En los nuevos informes al respecto, se muestra que la tendencia se aplica de manera generalizada al sector del transatlántico. “Esta es la primera vez en las décadas recientes, que tantos países de ingresos elevados experimentan de manera simultánea un declive en la expectativa de vida para hombres y para mujeres”, informó Reuters. “La mayoría de estos países revirtieron su expectativa de vida durante el período del 2015 al 2016, sin embargo en Estados Unidos y en el Reino Unido el declive continuó, señalan los autores”.

Reuters señala como principal responsable a la crisis de opiáceos y las muertes por sobredosis de drogas. “La expectativa de vida está cayendo en los países de altos ingresos en el mundo, como consecuencia en parte de los efectos de la epidemia de opiáceos en adultos jóvenes en Estados Unidos y el impacto de una severa temporada de influenza que afectó a adultos mayores en otras naciones, sugieren dos nuevas investigaciones”. También citan la destacada investigación del Dr. Steven H. Woolf, de la Universidad de la Mancomunidad de Virginia (VCU en sus siglas en inglés), de Richmond, en la que dice: “Una causa importante son las sobredosis mortales de las drogas –-fomentada por la epidemia de opiáceos—pero cometemos un error si nos enfocamos solo en el problema de la droga, que es solo la punta del iceberg. Las muertes por alcoholismo y suicidios también han aumentado, lo que algunos llaman muertes por desesperanza”. Woolf luego señala que la tasa de mortandad de personas de mediana edad ha aumentado como consecuencia de docenas de enfermedades del corazón, los pulmones, el sistema digestivo y otros órganos. Incluso se encontró un aumento de la mortandad durante los embarazos y la infancia temprana, dijo Woolf. “Algo de mucho más alcance está afectando la salud de los estadounidenses en la flor de sus vidas”, dijo Woolf.

Ese “algo” es causado por lo que Lyndon LaRouche definió científicamente como; permitir que el potencial relativo de densidad de población caiga por debajo de su población actual. Quieran o no quieran, el resultado de esto será una combinación de colapso demográfico, reducción en la expectativa de vida, olas migratorias forzadas, guerras, drogas y otras epidemias, altísima pobreza, y decadencia cultural. En el documento titulado “Los principios del Estadismo para definir un nuevo orden ‘Norte-Sur’”, que fue publicado el 26 de julio de 1981 como guía para la Cumbre Norte-Sur en Cancún, México, que fue organizada por el Presidente mexicano, José López Portillo, Lyndon LaRouche escribió:

“El potencial relativo de una cultura para proporcionar desarrollo a sus miembros individuales está delimitado por lo que debemos explicar como su densidad relativa potencial de población... Si la población crece por encima de la densidad relativa potencial de población de una cultura determinada, tendrán que ocurrir catástrofes genocidas periódicas que resulten de la negación a cambiar la cultura de su ‘forma tradicional’”.