Rusia despliega su fuerza naval al Mediterráneo, insisten en que es inminente una provocación con armas químicas en Siria

1 de septiembre de 2018

1 de septiembre de 2018 — El vocero del Ministerio de Defensa de Rusia, Igor Konashenkov, anunció el jueves 30 está planificada una provocación con armas químicas en Siria para ser ejecutada “en los próximos dos días”, y dio a conocer nuevas pruebas de que han llegado al asentamiento de Hbit, en el sur de la provincia de Idlib, varios expertos extranjeros angloparlantes, “para hacer el montaje de un ‘ataque químico’ utilizando misiles cargados con cloro”. Específicamente, dijo que “está planeado un ataque contra el asentamiento de Kafr Zayta con lanzacohetes que utilizarán sustancias venenosas en los próximos dos días.

El mismo día, el Ministerio de Defensa anunció que la fuerza naval rusa en el Mediterráneo oriental llevará a cabo maniobras militares desde el 1 al 8 de septiembre, el marco temporal preciso en que se espera el ataque químico de bandera falsa. Durante los ejercicios en el Mar Mediterráneo, ha planes para “desplegar un grupo de más de 25 buques de guerra y naves de apoyo encabezados por el buque de misiles crucero Marshal Ustinov”, anunció el Ministerio. “Se practicarán también tareas de entrenamiento en el espacio aéreo internacional con 30 aeronaves, entre ellas los bombarderos Tu-160 que portan misiles, el Tu-142 MK (la versión naval del bombardero Tu-95 Bear), aviones Il-38 de guerra antisubmarina, jets caza Su-35 y naves Su-30SM de la aviación naval”, señaló el Ministerio.

Los funcionarios rusos insistieron en que los ejercicios no tienen nada que ver con Idlib, pero que la presencia de la fuerza naval es un clara advertencia en contra de posibles ataques de misiles de Estados Unidos, el Reino Unido o Francia en contra del gobierno sirio, en una dizque “represalia” por la provocación montada.

Asimismo, la vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharova, advirtió el viernes 31 que Estados Unidos podría poner en el sitio una fuerza naval de ataque de seis destructores Aegis en la región en 24 horas, desplegando el USS Donald Cook y el USS Porter desde la base de la OTAN en Rota, España, para unirse al USS Carney y al USS Ross que ya están en el Mediterráneo oriental. “O sea, para decirlo en términos simples y no en lenguaje especializado, cuando menos cuatro buques más portadores de misiles con un poder de ataque de más de 112 cohetes Tomahawks se pueden unir a la agresión contra el Estado soberano sirio en el menor tiempo posible”, dijo Zakharova.

En el frente diplomático, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, advirtió de nuevo que Occidente está jugando con fuego al utilizar esas artimañas. “Se prepara otra provocación para impedir que se lleve a cabo el plan de la operación antiterrorista en Idlib”, dijo”. “Nuestros Ministerios de Defensa y del Exterior presentaron los hechos para dejar en claro la advertencia a nuestros homólogos occidentales a fin de que no jueguen con fuego”, agregó. Al mismo tiempo, el embajador de Rusia ante la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ), Alexander Shulgin, le dijo a la agencia TASS que Rusia ha proporcionado la documentación sobre la inminente provocación, al secretariado de la OPAQ. “Nos prometieron que esos materiales serían estudiados con detenimiento”, dijo Shulgin.

“Vamos a emitir un boletín de prensa especial en el futuro próximo, el cual será circulado entre los Estados miembros del Consejo Ejecutivo de la OPAQ. Lo enviaremos a las misiones diplomáticas que están acreditadas no solo en la Haya, sino también en Bélgica. También planeamos realizar una reunión con varias delegaciones a principios de la semana entrante”, agregó el diplomático. “Debemos hacer todo lo que sea posible para impedir esta tragedia terrible, la cual quieren utilizar los opositores a Bashar Assad para alcanzar su objetivos mezquinos de derrocar a las autoridades legítimas”, concluyó Shulgin.