Enérgica declaración de Putin por el asesinato del dirigente de la República Popular de Donetsk, Alexander Zakharchenko

1 de septiembre de 2018

1 de septiembre de 2018 — El primer ministro de la República Popular de Donetsk en el oriente de Ucrania, Alexander Zakharchenko, fue asesinado con un bombazo en un restaurante el viernes 31 de agosto. El Presidente de Rusia, Vladimir Putin, respondió de inmediato.

“El asesinato infame de Alexander Zakharchenko muestra una vez más que quienes han escogido la vía del terror, la violencia y la intimidación, no quieren buscar una solución política pacífica al conflicto, no quieren sostener un diálogo verdadero con la gente del sureste [de Ucrania]. Solo buscan la desestabilización de la situación y poner de rodillas a la gente de Donbas, pero no podrán lograrlo”, dijo Putin en una declaración que reseñó la agencia TASS. Agregó que esperaba que los perpetradores del crimen sean castigados como lo merecen.

TASS informó también que la Comisión Investigadora Rusa inició un proceso penal por el asesinato de Zakharchenko con base en el Código Penla de Rusia sobre “actos de terrorismo internacional”.

La vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores, Maria Zakharova, hizo también una enérgica declaración, en la cual culpó directamente al régimen de Kiev: “El dirigente de la RPD, Zakharchenko fue asesinado en un ataque terrorista en Donetsk. Existen todos los motivos para pensar que el régimen de Kiev, el cual ha utilizado medios similares más de una vez para eliminar a personas indeseadas para el régimen que han disentido de sus opiniones, está detrás del asesinato... En vez de cumplir con los acuerdos de Minsk y de buscar vías para resolver el conflicto interno, los belicistas de Kiev están montando un escenario terrorista para exacerbar la compleja situación en la región”, dice la declaración de acuerdo a la reseña de TASS.

“Considerando el sistema político títere de Ucrania, la comunidad mundial debe exigir y debe dirigir una investigación imparcial sobre el crimen cometido frente a los ojos del mundo civilizado”, concluye la declaración.