Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

A defender al Presidente de la paz contra el intento de golpe del partido belicista

10 de septiembre de 2018

10 de septiembre de 2018 — Cualquiera que no sufra del ahora bien conocido “síndrome del trastorno por Trump”, puede ver que el Presidente Donald Trump ha comenzado a eliminar la amenaza de guerra nuclear que hay desde hace 60 años en la península coreana, algo que en sí mismo sería un gran logro en cualquier período presidencial. Es igualmente obvio que un partido bélico neoconservador, instigado desde Londres por las agencias de inteligencia británicas, trata de de forzar al Presidente de Estados Unidos a iniciar una confrontación bélica con Rusia en Siria, cuando menos, lo cual es un componente esencial del intento de golpe para sacarlo del cargo.

Este partido belicista no aceptará que el Presidente Trump rechace la geopolítica estadounidense como única superpotencia hegemónica (dirigida por los británicos) y de sus guerras de cambio de régimen cuando les venga en gana. Es por eso que se rehúsan a aceptar el hecho de que el pueblo estadounidense lo ha electo como su Presidente.

Del mismo modo en que el asesino judicial Robert Mueller jugó un papel w determinante, cuando era director del FBI, para desatar la desastrosa guerra del vicepresidente Dick Cheney en Iraq, así se está utilizando el intento de asesinato judicial de Mueller contra el Presidente Trump para lanzar una guerra contra Siria. Esto se volvería en una guerra nuclear, en el momento en que muchas fuerzas navales rusas, británicas y estadounidenses convergen en maniobras militares simultáneamente en la cosa de Siria en el Mediterráneo oriental.

En esta crisis no hay nada más importante que haya un Presidente de Estados Unidos que esté comprometido a instituir relaciones pacíficas entre las grandes potencias, Rusia y China, e intercambios amistosos con sus dirigentes, a pesar de las disputas comerciales. El escritor “anónimo” del New Yor Times que supuestamente trabaja en el gobierno, si existe, es realmente una amenaza a la seguridad nacional. El o ella, representa la amenaza de un partido bélico que trata de tomarse la Casa Blanca desde adentro, y hacer a un lado a un Presidente que quiere la paz, y que también sigue abierto todavía a los programas por los que hizo campaña, a favor de la inversión en infraestructura y en contra de Wall Street.

En menos de dos meses se realizarán las elecciones de medio período, las cuales serán decisivas; la población estadounidense se tiene que movilizar para defender al Presidente en contra de este golpe. EIR y LaRouchePAC están aportando las herramientas para exponer al partido de la guerra, y las armas de política económica para derrotar a Wall Street y a la City de Londres.

L publicacón American Banker acaba de advertir a Wall Street que el “populismo” amenaza con un regreso político repentino de la Ley Glass-Steagall, y le recuerda que tanto el candidato como el Presidente Trump lo ha considerado públicamente. La mentada “crisis de las divisas de los mercados emergentes”, amenaza con un derrumbe global de la deuda corporativa y con un estallido financiero.

Así que la separación bancaria de la Glass-Steagall y la emisión masiva de crédito productivo para la infraestructura de tecnología avanzada, están íntimamente ligados a la necesidad de que haya una cooperación pacífica de Estados Unidos con las grandes potencias, China y Rusia. Esto significa la fusión de las “Cuatro Leyes” para el progreso económico del fundador de EIR, Lyndon LaRouche, con la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China, que se está convirtiendo en una renovación de la infraestructura económica básica del mundo.

Todo esto está en juego en las próximas elecciones de noviembre en Estados Unidos.