Bolton amenaza atacar con misiles contra la tregua de facto en Idlib

13 de septiembre de 2018

13 de septiembre de 2018 — Durante las últimas tres semanas ha habido una guerra de palabras entre voceros de Rusia, por un lado, y del Reino Unido, Estados Unidos y sus aliados por el otro, en torno al destino de la provincia de Idlib en Siria, en donde los funcionarios británicos y estadounidenses han amenazado con una ataque militar a fondo contra las fuerzas del gobierno sirio, en el caso de que ellos consideren que el gobierno sirio haya utilizado armas químicas contra la población civil. Sin embargo, si ese ataque llegase a ocurrir, los británicos, estadounidenses y franceses estarían atacando lo que parece una tregua de facto a lo largo de la línea frontal en torno a Idlib, y estarían actuando en defensa de los terroristas de al-Qaeda que controlan una gran parte de la provincia.

El embajador de Rusia ante el Consejo de Seguridad de la ONU, Vasily Nebenzia, declaró el pasado martes 11 de septiembre: “He notado que nuestros socios occidentales han empezado a hablar sobre ciertas ‘sutilezas’. Advierten de que podrían utilizar una acción militar contra la República Árabe Siria, no solo en el caso de un supuesto empleo de armas químicas, sino también en caso de una operación armada en Idlib en general”.

“No se debe permitir a los terroristas a que mantengan rehenes de manera indefinida”, dijo Nebenzia. “Es imposible existir lado a lado de los terroristas”, agregó.

Aparte de los ataques ocasionales aéreos y de artillería, y de los preparativos de defensa para el esperado ataque del Ejército Sirio, en el terreno ha ocurrido muy poco en Idlib desde hace tiempo. Los comandantes del rebelde Ejército Sirio Libre, entrevistados por la cadena árabe Al Jazeera, consideran que la relativa calma obedece a los esfuerzos diplomáticos de los turcos para evitar el ataque.

“Creo que estamos en un período de búsqueda de una solución para Siria”, dijo el comandante de la Segunda División Costera, Tariq Sulaq, cuyo grupo es parte de la organización al-Jabha al-Wataniya lil-Tahrir (NLF), una de las dos principales alianzas de la oposición armada en Idlib. El alega que los militares turcos les dijeron, en cuanto concluyó la cumbre en Teherán entre Rusia, Turquía e Irán, el pasado 7 de septiembre, que “si Rusia e Irán toman la decisión de atacar las zonas liberadas y dar un pasó más, Turquía intervendrá y estará en la línea de frente con los combatientes sirios”, dio Tariq. “Ellos hablan en serio sobre esta decisión y sus movimientos en el terreno lo comprueban”.

Un ex comandante, Khalid Rahal, dijo que la relación de Turquía con el grupo Hayat Tahrir al Sham es lo que explica la situación. Rahal dijo que en la cumbre de Teherán del viernes 7, Turquía consiguió una extensión de la fecha límite (no dijo cual era esa fecha) que fijo Rusia para resolver la cuestión de la presencia de Hay’et Tahrir al-Sham’s (HTS) en Idlib. Rahal dijo que la comunicación de Turquía con el HTS continúa, incluso después de que Ankara no llegó a ningún acuerdo con ellos para que se disolvieran, en tanto que las unidades del HTS siguen aportando la seguridad a los convoy turcos que entran a Idlib. No obstante, si no se logra una solución, Turquía podría recurrir a una intervención militar para disolver al HTS por la fuerza, dijo Rahal.

Pero el hecho de que hay algún tipo de cese al fuego en efecto, mientras que se soluciona la cuestión turca, parece que se confirma por la parte del gobierno sirio. Las fuerzas armadas sirias aceptaron un cese al fuego temporal en las gobernaciones de Hama y de Idlib, el martes 11 luego de pasar una semana en los ataques contra los yihadistas rebeldes, informó Al Masdar este martes. El cese al fuego es probable que continúe, mientras que Rusia, Irán y Turquía discuten las suerte de la zona. Sin embargo, no está claro que tan formal es ese cese al fuego.

Esta es la situación en la provincia de Idlib en la que el Asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, amenaza con lanzar ataques militares en defensa de Hayat Tahrir al Sham (organización que antes se llamaba Jabhat al Nusra, que estuvo afiliada a Al Qaeda) precisamente en el aniversario de los ataques del 11-S contra Nueva York y Washington. Bolton y otos funcionarios del gobierno de Trump no reconocen esta realidad. Pero el 27 de julio de 2017, el enviado de Estados Unidos para la guerra contra el EIIS, Brett McGurk, dijo en un acto del Instituto para el Oriente Medio que “la provincia de Idlib es el mayor refugio de al Qaeda desde el 11-S, y está directamente vinculada a Ayman al Zwahiri”.