La Franja y la Ruta busca la “conectividad de almas”, con Iberoamérica y el Caribe

20 de septiembre de 2018

19 de septiembre de 2018 — La embajadora de Costa Rica en China, Patricia Rodríguez Holkemeyer, describe la Iniciativa de la Franja y la Ruta como “una nueva plataforma, una nueva manera de concebir el desarrollo mundial totalmente diferente... No es un club de China”, sino el modo de establecer la “conectividad entre todos”, no solo por medio del comercio, sino por la relación entre las personas y las culturas. “Inclusive podría decirse que hasta la conectividad de almas”, señaló en el II Seminario “China y América Latina y el Caribe: Diálogo entre civilizaciones” que se llevó a cabo en la prestigiosa Universidad de Nanjing, en Nanjing, capital de la provincia oriental de Jiangsu, del 8 al 9 de septiembre, informó la agencia noticiosa Xinhua.

Luego explicó su punto de vista de que la Iniciativa de la Franja y la Ruta refleja el concepto confuciano de que “el bienestar mío depende del bienestar de mi familia y el bienestar de mi país tiene que ver muchísimo con el bienestar de mi vecino. Esta mentalidad confuciana yo creo que llevó a China a concebir un proyecto de tan gran alcance y tan novedoso como la conectividad entre todos”, le dijo a Xinhua. Para que un proyecto global como este crezca, dijo la embajadora, habría que conocerse mutuamente porque, así, el mundo será “mucho más pacífico, que es una condición también necesaria para el desarrollo”.

En el seminario propiamente, se manifestó una colaboración seria por un futuro compartido para la humanidad entre China y Sudamérica. El seminario fue organizado por el gobierno de la provincia de Jiangsu, el Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Academia China de Ciencias Sociales, y la Universidad de Veracruz, México. Alrededor de 100 funcionarios, diplomáticos, empresarios, académicos y representantes culturales de 13 países iberoamericanos y China, conversaron sobre cómo asegurar el florecimiento de la Iniciativa de la Franja y la Ruta en Iberoamérica y el Caribe.

Los participantes hablaron sobre la necesidad de que los pueblos de las tres regiones se conozcan mejor entre sí. “El intercambio entre culturas es un vacío a llenar y un obstáculo para la cooperación” dijo Zhang Tuo, ex embajador chino en Argentina, Venezuela, Bolivia y Cuba. “La presencia cultural de China en América Latina es relativamente débil, y a eso se suman las barreras geográficas e idiomáticas. El acercamiento cultural debe ser una prioridad, incluso por encima de la cuestión comercial, para alcanzar los objetivos de mutuo beneficio”, dijo el ex embajador a los presentes en la conferencia. En los años recientes el comercio entre China e Iberoamérica ha aumentado, sin embargo recalcó Aníbal Zottele, profesor y director del Centro de Investigación Veracruz-China de la Universidad Veracruzana de México, que “no creció de la misma manera el conocimiento recíproco”.

El director del Centro de Investigación de Culturas Sociales del Instituto de América Latina de la Academia de Ciencias Sociales de China, Guo Cunhai, propuso ampliar el aprendizaje de idiomas, la difusión cultural, la traducción y publicación de libros, los intercambios académicos y el diálogo entre los medios de comunicación.

Los embajadores de Colombia, México y Trinidad & Tobago en China también hablaron en esta conferencia. Cada uno de ellos habló sobre el “gran potencial” que abre la participación en la Iniciativa de la Franja y la Ruta, como lo planteó José Luis Bernal Rodríguez, el embajador mexicano en China.

Es notable que haya participado en esta conferencia el embajador colombiano, Oscar Rueda, dado que hasta ahora Colombia se ha mantenido ausente de los diálogos relacionados con la Franja y la Ruta. Él planteó que sería importante dedicarse en especial a las infraestructuras, en las que Latinoamérica tiene su “mayor déficit”, la agroindustria y la conexión digital.

(Fuente: http://spanish.xinhuanet.com/2018-09/12/c_137462294.htm y http://spanish.xinhuanet.com/2018-09/08/c_137454532.htm).