Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Trump se mueve para aplastar el intento de golpe

20 de septiembre de 2018
trump-2018-hispanicheritage.jpg
El Presidente Donald J. Trump se dirige a los asistentes a la celebración del Mes de la Herencia Hispana, el lunes 17 de septiembre de 2018, en el Salón Este de la Casa Blanca. (Foto oficial de la Casa Blanca por Joyce N. Boghosian).

19 de septiembre de 2018 — La histórica declaración del Presidente Trump el lunes por la noche en la que ordenó al Departamento de Justicia y al FBI que tenían que desclasificar “de manera expedita” los documentos decisivos relacionados con el fraude del Rusiagete —como lo habían sugerido insistentemente esta organización así como también muchos de los defensores de Trump en el Congreso— tiene que convertirse en el “principio del fin” para el intento de golpe británico en contra del gobierno de Estados Unidos que preside Donald Trump.

La orden de Trump obliga la publicación de partes decisivas de las solicitudes de permisos de vigilancia secreta al tribunal especial FISA, para espiar a un miembro del comité de campaña de Trump (y por lo tanto la campaña de Trump misma), un permiso que se extendió mucho más allá hasta la Presidencia de Trump en el 2017. Esta desclasificación va a poner al descubierto el hecho de que quienes presentaron la solicitud cometieron un delito, dado que la única fuente para su alegato de “colusión rusa” fue el expediente compilado por el funcionario del MI6 británico, Christopher Steele, un expediente que todos los que lo conocieron en ese entonces sabían que estaba lleno de basura infundada, eso sin mencionar que quien pagó para que lo hiciera fue la campaña de Hillary Clinton.

También se ordenó la desclasificación de todos los informes de Bruce Ohr en el FBI o el Departamento de Justicia, quien informaba sobre sus múltiples reuniones con el agente del MI6 Steele, después de que el FBI se vio forzado a romper la relación que tenía con Steele como informante, por filtrar ilegalmente información a la prensa.

En otras palabras, lo que con toda certeza va a quedar al descubierto es la campaña concertada de los directivos del equipo de inteligencia de Obama para conspirar con funcionarios de inteligencia de una nación extranjera para interferir en las elecciones estadounidenses del 2016, y después conspirar para crear las condiciones para derrocar al Presidente de Estados Unidos, mediante un juicio político u otros medios, al crear un fiscal especial, Robert Mueller, que se encargara de llevar a cabo el intento de golpe.

Este es un caso clínico de traición, perpetrado a nombre del gobierno británico.

Este hecho lo reconocen claramente sus perpetradores, como queda en evidencia por el nivel de histeria de los dirigentes del Partido Demócrata, que han encabezado vociferantes el intento de golpe. Los miembros de más alto rango en la Comisión de Vigilancia y Asuntos Judiciales de la Cámara de Representantes, Elijah Cummings y Jerrold Nadler, después de calificar de “temeraria e irresponsable” la decisión de Trump, alegaron que la revelación de la verdad (que no hubo tal colusión rusa) es un “intento desesperado por desviar la atención” del procesamiento que está haciendo Mueller a personas relacionadas a Trump. Cabe señalar, no obstante, que las acusaciones a estas personas no tiene nada que ver con Trump ni con la colusión rusa; son solo parte de la cacería de brujas. La dirigente de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, llegó al extremo de decir que Trump está “poniendo en riesgo las vidas de nuestros patriotas al comprometer las fuentes y los métodos, todo para adelantar sus falsedades y su falsa narrativa que se desvía de la verdad del escándalo de Trump y Rusia”. Ahora resulta que hacer pública la verdad sobre el fraude de la “Colusión con Rusia”, sería un “encubrimiento” de la colusión. Este colmo de disparates histéricos es producto de la desesperación, ante el hecho de que pueden reconocer que sus héroes del equipo de inteligencia de Obama podrían muy bien terminar en la cárcel por sus delitos, y quizás la misma Hillary Clinton y Obama también.

Esta medida del Presidente Trump sucede en el momento en que el nuevo paradigma se sigue desenvolviendo, para presentar la alternativa a la guerra y al derrumbe financiero. Los dirigentes de Corea del Norte y del Sur se reunieron durante tres días en Pyongyang, y los Presidentes de Corea del Sur, Moon Jae-in, y del Norte, Kim Jong-un, pasearon desde el aeropuerto hasta el sitio de la reunión en un automóvil abierto, en medio de una multitud que los esperaba y que los vitoreó durante todo el camino, vestidos en trajes nacionales y ondeando banderas de “unificación”, banderas con un mapa de Corea unida, como hicieron en las Olimpiadas de Invierno del 2017 en Seúl. Muchos de los empresarios más prominentes de Corea del Sur se unieron a la delegación, para manifestar el tipo de cooperación que se requerirá en el proceso de reconstrucción de la nación, que se iniciará una vez que se complete el proceso de establecer relaciones pacíficas.

Fue la cooperación de Trump con Rusia y con China lo que condujo a este avance fundamental en la península coreana. El bello acontecimiento de ayer en Corea será solo una de las muchas victorias para la humanidad en el mundo, si el Presidente Trump se une también a China, Rusia, Japón y los varios países del mundo que se han integrado para construir la Nueva Ruta de la Seda. LaRouche ha exhortado también a Trump para que una fuerzas con Rusia, China e India para enfrentar la explosión financiera que amenaza, mediante el patrocinio de una Nueva Conferencia de Bretton Woods, para restaurar los tipos de cambio fijos e imponer las reformas de la ley Glass-Steagall, a fin de eliminar a la burbuja de derivados inservibles y volver a conectar al sistema financiero con la economía real.

Acabar con el golpe británico es la condición para liberar a Trump para que haga exactamente eso, siempre y cuando la población estadounidense se movilice para impedir que el partido de la guerra se apodere del Congreso en noviembre.

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

MATERIAL DE APOYO