Ministro de Defensa ruso Shoigu responsabiliza a Israel por el derribo del avión II-20

25 de septiembre de 2018

25 de septiembre de 2018 — El ministro de Defensa de Rusia, Sergei Shoigu, dio un informe contundente el lunes 24 donde expuso su percepción del incidente, y prometió que se tomarán las medidas “adecuadas” para elevar la seguridad de los pilotos rusos luego de que la Fuerza Aérea Israelí utilizó el avión de reconocimiento ruso II-20 como escudo, lo cual ocasionó que las baterías antiaéreas sirias lo derribasen.

Para empezar, Shoigu anunció que Rusia le proporcionará a Siria su sistema de defensa antiaérea S-300 en dos semanas.

Este sistema “es capaz de interceptar amenazas aéreas en un rango de 250 kms y de golpear simultáneamente varios objetivos aéreos”, explicó Shoigu; esto aumentará de manera considerable las capacidades de combate de Siria, agregó el mismo. Asimismo, anunció que los puestos de comando de defensa aérea estarán equipados con el “sistema automático” (que hasta ahora solo se le proporcionaba a la fuerza aérea rusa) lo cual asegura la gestión centralizada de todas las fuerzas de defensa sirias, y puede supervisar la situación en el espacio aéreo y designar inmediatamente un objetivo, y que permite a las fuerzas armadas sirias la identificación de todas las aeronaves rusas.

Shoigu aprovechó para trasmitir una advertencia a Israel, y otras aeronaves militares extranjeras que operan ilegalmente en el espacio aéreo de Siria: Rusia “atascará los satélites de navegación, los radares a bordo y los sistemas de comunicación de las aeronaves de combate que ataquen objetivos en el territorio sirio, en regiones sobre el Mar Mediterráneo en la frontera con Siria”.

En forma muy intencional, Shoigu dijo que Moscú había detenido el envío de los sistemas S-300 a Siria en el 2013, a solicitud de Israel, pero ahora la situación ha cambiado “y no por culpa de Rusia”. Shoigu dijo que cuatro aviones F-16 israelíes utilizaron la aeronave rusa II-20 como escudo, lo cual ocasionó el derribo del avión ruso y la muerte de 15 tripulantes rusos. Dijo también que si esas medidas no logran enfriar a los “cabeza caliente”, tendrán que responder de acuerdo a la situación.

Hasta el lunes por la noche, la embajada israelí en Rusia no había respondido públicamente a la declaración de Shoigu. Antes, ya el Ministerio de Defensa de Rusia había acusado a la Fuerza Aérea Israelí de ofrecer información engañosa sobre la zona de los ataques aéreos que tenían planeado en objetivos de Siria, con lo cual violaron el acuerdo con Rusia, poco después, el ministro de la Defensa de Israel, Avigdor Lieberman, había declarado con tono fanfarrón que Israel continuaría con sus operaciones militares contra la presencia de Irán en Siria, a pesar del incidente. “No vamos a dejar que Siria se convierta en la principal instalación militar iraní contra el Estado israelí. Seguiremos actuando”.