La OTAN ajusta motores para el ejercicio ‘Encrucijada Tridente’

4 de octubre de 2018

4 de octubre de 2018 — La OTAN está preparando su ejercicio más grande de este año, o de varios años, con la movilización de más de 40,000 soldados de 31 países en el ejercicio “Encrucijada Tridente 2018” que iniciará en Noruega el 25 de octubre. El 11 de junio, durante su conferencia de prensa en los cuarteles generales de la OTAN, oficiales de la OTAN destacaron que el ejercicio se llevaría a cabo de forma transparente, para lo cual fueron invitados observadores militares de todos los países miembros de la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa), incluyendo a Rusia.

Todavía no se sabe si Moscú va a enviar observadores militares a la Encrucijada Tridente, aunque el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia respondió ante la concentración militar en Noruega en que están empeñados Estados Unidos y el Reino Unido. “En violación a las tradiciones de buena vecindad que han demostrado su validez a lo largo del tiempo, y en contra de la política de moderación del gobierno noruego, establecidas desde el período de la Guerra Fría, de ‘no permitir bases de las fuerzas armadas de potencias extranjeras en territorio noruego, a menos que Noruega esté bajo ataque o ante la amenaza de ataque’, Oslo ha fijado el rumbo de una militarización sin precedentes en sus latitudes septentrionales” dijo hoy la vocera del Ministerio, Maria Zajarova, según informó TASS.

La declaración de Zajarova se produjo después de que llegaran a Noruega más de 350 miembros de la infantería de Marina de EU, con lo que se duplica el contingente rotatorio de la Marina ahí a 700 efectivos que van a participar en la Encrucijada Tridente, además de que en el largo plazo, van a llevar a cabo entrenamientos en el Ártico en el norte de Noruega. El secretario de la Defensa del Reino Unido, Gavin Williamson, anunció el fin de semana que se les van a unir 800 efectivos de la Real Infantería de Marina.

La red noticiosa rusa Sputnik consultó voces independientes en Noruega y encontró que no todos en Noruega ven con buenos ojos la creciente presencia militar de EU y del Reino Unido en Noruega, especialmente los partidos de oposición, en parte debido a la posición de Rusia sobre esto, aunque también debido a que se considera como una violación a la política sobre bases en Noruega que se remonta a 1949, que prohibía bases militares en territorio noruego a menos que Noruega estuviera bajo ataque, una política que nunca se ha violado ni siquiera en los momentos más álgidos de la Guerra Fría. También temen que Noruega se esté volviendo ahora cada vez más dependiente de estas fuerzas extranjeras para su defensa, lo que, de nuevo, era una condición que no existía durante la Guerra Fría.