La visita de Pompeo a China sirve para aliviar las tensiones

11 de octubre de 2018

11 de octubre de 2018 -– Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos, viajó a Pekín, China, para informar de su exitoso viaje a Pyongyang, Corea del Norte, y de su reunión con Kim Jong-un. Pompeo sabía que habrían otros temas que se iban a discutir, dada la frustración creciente en China por los aranceles de Estados Unidos, y en particular, por la diatriba contra China del vicepresidente Mike Pence la semana pasada en el Instituto Hudson.

Primero Pompeo se reunió con Wang Yi, ministro de Relaciones Exteriores y Consejero de Estado, y luego por separado se reunió con Yang Jiechi, miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de China. Lo más probable es que Wang Yi haya expresado la frustración de China por la política de aranceles y otros temas. Pompeo le aseguró que Estados Unidos ve las relaciones entre EU y China como algo muy importante y reiteró el compromiso de EU a la política de una sola China. Asimismo, recalcó que no es política de Estados Unidos evitar el avance de China.

Ambas partes acordaron que deben trabajar juntas para superar las diferencias. Según la versión que dio a conocer el Departamento de Estado, Pompeo también planteó las inquietudes que tiene Estados Unidos respecto a las acciones tomadas por China en el Mar de China Meridional y la preocupación usual de EU sobre los derechos humanos. Aunque a veces la visita estuvo algo “fría” (como la describió la prensa china), en general se consideró que la visita fue un punto de inflexión en la búsqueda por revertir la tendencia descendente en las relaciones entre ambos países en los meses recientes. El hecho de que Pompeo no tuvo una reunión con el Presidente Xi Jinping indica el enfado contenido de la parte china. Sin embargo el hecho de que la visita haya ocurrido, parece haber creado un cierto sentido de optimismo prudente en Pekín respecto a que las cosas podrían cambiar para mejorar.

Pompeo también manifestó su preocupación respecto a que China hubiese decidido no participar en el Diálogo Estratégico y Económico entre Estados Unidos y China, que se creó para discutir y superar los problemas en las relaciones bilaterales. Parece que manifestaron satisfacción general sobre la visita de Pompeo a Pyongyang.