Se desata en Europa la locura de las emisiones

12 de octubre de 2018

11 de octubre de 2018 — En la reunión de ministros de Medio Ambiente de la Unión Europea (UE) en Bruselas que se llevó a cabo el martes 9, se decidió que todos los automóviles en Europa tienen que reducir sus emisiones de CO2 en un 35% para el 2030; de ser posible incluso antes de esa fecha. El gobierno alemán, que se ha autoproclamado el abanderado de dicha insensatez retrógrada, ni siquiera estuvo entre los más radicales en la reunión; Suiza, Dinamarca e Irlanda querían una reducción de por lo menos un 40%, Alemania quería un 30%; Austria, que tiene la presidencia de la UE hasta fin de año. buscó entonces una avenencia en un 35%.

La posición personal de la ministra del Medio Ambiente de Alemania, Svenja Schulze era en apoyo del 40-50% de reducción, según dijo ante las cámaras de televisión con referencia al informe del IPCC, recientemente publicado. Sin embargo el gobierno alemán, considerando que el sector automotriz es fuerte en Alemania, rechazó esto, así que Schulze tuvo que hacer campaña oficialmente por un 30%. Esto ya de por sí es dañino y la industria automotriz no está muy contenta con esto.

En cuanto a Schulze, su primera respuesta al informe de la IPCC el lunes fue: “tenemos que ver cómo vamos a hacer posible salirnos del carbón, petróleo y gas (!). Con el abandono de la energía nuclear ya en camino, Alemania se va a ver forzada a enfrentar tiempos con ventarrones y con un poco de Sol de vez en cuando. Schulze es miembro del SPD ni siquiera es miembro de los Verdes.

En otra movida demente, el tribunal distrital de Berlín desestimó las demandas legales interpuestas en contra del plan de la ciudad de declarar 11 zonas con arterias claves, como zonas libres de diesel; esto va a empezar a instrumentarse el próximo verano. Esto debería ser suficiente como para que los votantes se voltearan en contra de los Verdes, pero todas las encuestas de opinión señalan que los Verdes están al alza.