Llegó la hambruna a Yemen

12 de octubre de 2018

12 de octubre de 2018 — El noticiero MintPress News publicó el 5 de octubre un informe en donde refuta la noción de que millones de yemeníes están “al borde” de la hambruna; ya están ahí.

“Durante casi tres años, las agencias de ayuda han repetido la expresión ‘al borde de la hambruna’ para describir una parte del desastre humanitario en Yemen” escribe de entrada el periodista yemení Ahmed Abdulkareem. “Esta es una expresión que nunca se ha actualizado, incluso en la medida en que se volvía cada vez más inadecuada ante el endurecimiento del bloqueo de la coalición encabezada por los saudíes y al ignorar las súplicas de gobiernos y organizaciones de derechos humanos. Ahora la hambruna está totalmente arraigada en Yemen y la expresión ‘al borde de la hambruna’ se ha vuelto obsoleta”.

En otras palabras, la hambruna ya es un hecho en muchas partes del país. Ebrahim al-Ashwal, gerente de la Oficina de Salud en la provincia de Hajjah, le dijo a Abdulkareem que en los primeros seis meses del 2018 hubieron 17,000 casos de desnutrición aguda severa, las cifras más elevadas en comparación con cualquier otro mes en los registros. Un alto porcentaje de estos casos son niños. El Ministerio de Salud, con sede en Sana’a, dijo en declaración para MintPress: “Ahora, más de 2 millones de niños sufren de inanición; uno de cada tres niños menores de cinco años en Yemen ya sufre de desnutrición. Ocho de cada nueve niños sufren anemia, y hay entre 100 y 200 niñas o mujeres en edad reproductiva que sufren de desnutrición”.

Abdulkareem no deja dudas sobre quien es el responsable:“Las tácticas de estado de sitio e inanición empleadas por la coalición saudí con apoyo de Estados Unidos, han orillado a la población hasta a comer animales callejeros o sus propias mascotas para sobrevivir”, informa. “La guerra encabezada por los saudíes con respaldo de Estados Unidos, ha hecho que se duplique el precio de los bienes básicos, como los alimentos y el combustible para cocinar alimentos, pero es la pérdida de millones de empleos lo que ha orillado a la hambruna a miles de personas y ha convertido a Yemen, donde era raro que se produjera una sequía, en la peor crisis humanitaria en el mundo”, agrega Abdulkareem. “Es más, la coalición ha empleado sistemáticamente la estrangulación económica como arma de guerra, atacando las fuentes de empleo, la infraestructura, el sector agrícola y estaciones de bombeo, fábricas, y el aprovisionamiento de servicios básicos”. En particular Abdulkareem se enfoca en el asalto saudí y de la Unión de Emiratos Árabes en contra de Hodeidah, el puerto de entrada al país del 70% de los flujos de alimentos a Yemen.

Abdulkareem también se mofa de los $200 millones de dólares que han prometido los saudíes para reforzar el banco central de Yemen, después de haber gastado unos $100 millones para pulverizar al país con municiones de precisión. “Pero los yemeníes dicen que no necesitan ese tipo de obsequio sino que paren la guerra, levanten el sitio y se reanude la exportación de petróleo y gas”, concluye.