Editorial de Global Times: “Lazos entre China-EU podrían impulsar a la sociedad humana" en los próximos 50 a 100 años

15 de octubre de 2018

15 de octubre de 2018 — El periódico semioficial de China, Global Times, publicó el viernes 12 una editorial muy peculiar que propone mirar más allá de las agudas tensiones actuales entre China y Estados Unidos, a fin de repensar las relaciones para todo el siglo venidero. La conclusión a la que llega la editorial se manifiesta en este titular: “Los lazos entre China-EU podrían impulsar a la sociedad humana".

El editorial inicia planteando el problema: “Aunque China ha subestimado la temeridad del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, la Casa Blanca no se ha dado cuenta de la capacidad de resistencia de China a la presión. Ninguno de los dos países dará su brazo a torcer fácilmente en este conflicto. Hubo una falta de confianza estratégica sin precedente entre China y Estados Unidos. Washington considera que China está determinada a rebasar a EU en todos los aspectos para eventualmente dominar al mundo, en tanto que Pekín piensa que EU busca confinar a China, o incluso destruirla”.

Luego comenta: “¿Qué será de China y de Estados Unidos en 30 años, 50 años, o para finales del siglo? China tiene planeado convertirse en un gran país socialista moderno para el 2050, para hacer realidad el viejo sueño que por siglos han tenido los chinos. En las décadas por venir, es probable que China tenga la mayor economía del mundo, sin embargo es poco probable que su PIB (Producto Interno Bruto) per cápita se cuente entre los más altos del mundo, dado el enorme número de su población y lo limitado de sus recursos. Difícilmente puede China alcanzar a Estados Unidos en lo que a innovación de tecnologías y creatividad cultural se refiere. Es muy probable que Estados Unidos mantenga su dominio en estos dos sectores decisivos. Estos campos exigen poner en juego toda la imaginación, que no es el punto fuerte de la cultura tradicional china, dado que a lo largo de su vida a los chinos los ha animado dar prioridad al interés nacional y al colectivismo”.

Por consiguiente, mirando hacia el futuro, el editorial concluye: “En el futuro, China podrá ufanarse de una economía cada vez más grande y se convertirá en el mayor mercado del mundo para los bienes de consumo y de alta tecnología. Estados Unidos se mantendrá como un centro global de innovaciones, el terreno fértil para que surjan industrias y el mayor exportador de productos de la cultura popular. Los dos países van a tener diferentes fortalezas. Como grandes países, China y EU deben convertirse en la fuerza que impulse el potencial de la sociedad humana, en vez de pelear entre ambos. Esa racionalidad debería convertirse en la base de las relaciones entre China y Estados Unidos durante sus altibajos”.