Movimiento larouchista propone programa de banco hamiltoniano en audiencia del Congreso mexicano

16 de octubre de 2018

15 de octubre del 2018 — El diputado Benjamín Robles, miembro del Partido del Trabajo (PT), que forma parte de la coalición del Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), organizó una audiencia pública en el Congreso mexicano, titulada “Debate sobre la modificación a la Ley del Banco de México” en un auditorio del Congreso de México el 11 de octubre. Robles había introducido un proyecto de ley para permitir que el Banco de México (el banco central del país) pueda utilizar sus reservas para hacer inversiones productivas. Su propuesta fue recibida con alaridos de protestas de parte de los monetaristas dentro y fuera de la coalición de López Obrador, quienes argumentan que la “autonomía” del banco central es sacrosanta, y no se puede modificar.

Luego de que hablaran los cuatro panelistas en esta audiencia organizada por Robles, abrieron el espacio al período de preguntas y respuesta y Gerardo Castilleja, quien se presentó como representante del economista Lyndon LaRouche en México, aplaudió el proyecto de ley propuesto, pero argumentó que se quedaba corto: México necesita retornar a un sistema de banca nacional.

Al tomar la palabra por más de seis minutos, Castilleja advirtió que México no debe seguir el ejemplo de la Reserva Federal de Estados Unidos (que es un banco privado), mucho menos del Banco central de Canadá, dado que Canadá que es miembro de la mancomunidad británica es parte de la esfera de influencia del imperio británico. El modelo que se necesita es el del Banco Nacional de Estados Unidos, el primer banco nacional del mundo, cuyo propósito era generar crédito para las actividades productivas. Diseñado por el “gran genio” Alexander Hamilton (y aquí Castilleja invitó al gran número de estudiantes presentes a estudiar sus escritos) este banco fue decisivo para lograr la transformación de Estados Unidos, de ser una colonia británica, que exportaba productos de bajo valor agregado, a ser la primera economía del mundo.

México tiene que organizarse de manera que pueda tener esa capacidad de emitir crédito directo para el sector productivo, afirmó. Claro, eso significará dar una pelea contra los intereses especulativos, sin embargo, los mexicanos están más que preparados para establecer un sistema de banca nacional.

También es necesario hablar de lo que está prohibido plantear a nivel mundial; eso es, la ley Glass-Steagall de 1933 de Franklin Roosevelt, que fue adoptada en el contexto de la investigación que realizó la Comisión Pecora sobre los crímenes bancarios en inversiones especulativas, y que asegura que la gente no carguen con la deuda de las pérdidas de los bancos de inversiones especulativas, añadió.

Este debate es fundamental, terminó diciendo, y los jóvenes tienen un importante papel que jugar en esto para asegurar que funcione, en el marco de la ola mundial de exigencias que están haciendo ciudadanos en el mundo para participar en las decisiones con las cuales puedan asegurar su desarrollo.

Luego, cuando terminó el acto, activistas del Movimiento Ciudadano LaRouchista de México (MOCILA) distribuyeron la “Carta abierta de LaRouche a AMLO” a los dos diputados del Congreso y a los académicos que formaron parte del panel, y luego dejaron este mismo folleto en las 58 oficinas de los diputados de la coalición de AMLO.

La “Carta abierta de LaRouche a AMLO” con el título “La cooperación económica China-México-EU. Cómo forjar un Nuevo Paradigma mundial y reconstruir la nación”, incluye en la contraportada del folleto el llamado que hace el Instituto Schiller, “¡Los líderes de EU, Rusia, China e India deben actuar ya! para crear un Nuevo Bretton Woods.

(Puede ver el folleto del MOCILA en este enlace: https://larouchepub.com/spanish/events/2018/08/30-mocila-amlo-transcript.pdf).