Banco de Inglaterra advierte que la deuda corporativa es peligrosa. La Reserva Federal mantiene tendencia al alza en las tasas

19 de octubre de 2018

19 de octubre de 2018 — En su última reunión del 8 y 9 de octubre, la Comisión sobre Política Financiera del Banco de Inglaterra lanzó una advertencia sobre el peligroso crecimiento de los préstamos apalancados y las Obligaciones de Préstamos Garantizados (CLO, por sus siglas en inglés). “El mercado global de préstamos apalancados ya es más grande que el mercado de préstamos hipotecarios de alto riesgo en EU en el 2006, y crece igual de rápido que estos. La Comisión está preocupada por el rápido crecimiento de los préstamos apalancados”, dicen. Esto se publicó en la columna “Wolf Street” del 10 de octubre.

La Comisión ubicó los préstamos apalancados (es decir los préstamos a compañías zombies y algo muy distinto de los bonos chatarra) en unos $1.3 billones de dólares solo para las economías de Estados Unidos y del Reino Unido ($1.1 billones es la emisión de Estados Unidos, la cual se ha duplicado del 2013 a la fecha). Parece que en el Reino Unido hubo $38 mil millones en emisiones nuevas en el 2017 y $ 39 mil millones en los primeros ocho meses en el 2018; y con lo que pareciera una tendencia a duplicarse cada año. Nomi Prins en un artículo del 12 de octubre ubicó las emisiones de préstamos apalancados en EU en el 2017 en $58 mil millones. “Wolf Street” destaca que “estos préstamos se consideran demasiado riesgosos como para que los bancos los registren y mantengan en sus libros de contabilidad. En vez de esto, los bancos los venden a fondos prestatarios o los empaquetan para crear Obligaciones de Préstamos Garantizados (CLO) y se los venden a los fondos que manejan CLO y otros inversionistas institucionales”.

Los CLO a menudo están asegurados con permutas de Incumplimiento Crediticio (CDS, en sus siglas en inglés), o están constituidos parcial o totalmente de CDS; en el crac financiero del 2008 fueron detonadores importantes. Se cita a Douglas Diamond, profesor de finanzas de la Facultad de Negocios Booth de la Universidad de Chicago, quien opina sobre su propagación a la contabilidad de los bancos: “Usualmente a quien acuden ellos [los fondos CLO, los inversionistas que buscan riesgos] para pedir prestado es a los bancos; no necesariamente el mismo banco. Así que el riesgo regresaría en última instancia a los libros de contabilidad del banco”.

También pudiera intensificarse otro detonante de la crisis de la deuda corporativa con el aumento en las tasas de interés por parte del banco central. Las minutas de la Reserva Federal sobre la reunión de la Comisión Federal de Mercado Abierto (FOMC, en sus siglas en inglés) del 26 y 27 de septiembre, dadas a conocer el 17 de octubre, dicen: “Con respecto a las perspectivas para la política monetaria más allá de esta reunión, los participantes en general anticiparon que los aumentos graduales adicionales en la meta objetivo para la tasa de los fondos federales es probable que sea congruente con una expansión económica sostenida, un mercado laboral en condición fuerte y una inflación cercana al 2 por ciento por arriba del promedio”. Los miembros de la FOCM discutieron la posibilidad de “ir más allá de la normalización de las tasas y más hacia una posición más restrictiva”, es decir elevar las tasas de interés más rápidamente.

El flujo de fondos de regreso hacia las economías desarrolladas más fuertes, en la medida en que aumentan las tasas y se reducen los impuestos, está causando también “fugas en el mercado de bonos” en los principales países en vías de desarrollo, como Italia, etc. El miércoles 17, la Comisión Europea rechazó formalmente el presupuesto propuesto del gobierno italiano, lo que agravó la caída de los bonos italianos.