El ex astronauta Harrison Schmitt: “no hay evidencias” de influencia humana sobre el clima

19 de octubre de 2018

19 de octubre de 2018 — Harrison Schmitt defendió su posición sobre el calentamiento global al hablar este martes 16 de octubre en la reunión anual de la Asociación Nacional de Escritores Científicos. El astronauta del Apolo 17 y geólogo repitió su análisis reconocido de que él “no ve ninguna evidencia” de que se estuviera produciendo un calentamiento global producto de la actividad humana. El público predeciblemente hostil gritó “¡Sí!” cuando Schmitt se hizo una pregunta retórica sobre alguna evidencia de origen humano en el calentamiento global. Respondió que en su profesión, la geología, no existe ninguna evidencia de influencia humana, solo modelos. Y con frecuencia los modelos están equivocados”.

Se le preguntó a Schmitt si no veía una ironía en que él mencionara a personas que niegan que hayamos alunizado en la Luna y el que él negara el calentamiento global a lo que respondió “yo no veo ninguna ironía en absoluto”.

En el 2013, Schmitt escribió un artículo para el Wall Street Journal en donde “él argumenta que los niveles crecientes de carbono pudieran en realidad ser benéficos para la humanidad” dice el reportero incrédulo en un artículo de Live Science, cuyo título es Schmitt está “Equivocado sobre el cambio climático”.

En una entrevista de Associated Press con el Presidente Trump que se realizó el martes 16, se extendió más en los comentarios que hizo el domingo pasado en el programa 60 Minutos, en donde puso en tela de juicio un cambio climático provocado por el hombre. El clima pasa “por ciclos” le dijo a AP, y en respuesta a una afirmación del reportero de que los científicos “dicen que estamos llegando a un punto en donde esto no se va a poder revertir”, el Presidente destacó que hay científicos “en ambos bandos del tema... Algunos dicen eso y algunos dicen algo distinto... Yo tengo un instinto natural para la ciencia y solo diré que hay científicos en ambos bandos del asunto”. Insistió en que él es un “verdadero ambientalista” y que quiere que el aire y el agua sean lo más puro posible en el planeta, pero “no estoy dispuesto a... sacrificar el bienestar económico del país por algo que nadie conoce realmente”.