Mano de Soros cada vez más visible en la crisis de la caravana de inmigrantes

27 de octubre de 2018

26 de octubre de 2018 — Cada vez es más visible el papel del agente del imperio británico, George Soros, en la caravana de inmigrantes que está atravesando Centroamérica y México, no porque él esté personalmente dando dinero a los inmigrantes, sino porque, junto con un número de organizaciones no gubernamentales (ONG) financiadas por Soros, personajes claves involucradas en la promoción de este esfuerzo desestabilizador, forman parte de la manada de líderes iberoamericanos de Soros, pasados y actuales, quienes comparten su visión del mundo de legalización global de las drogas y su estilo de “democracia”.

Entre otras cosas, esta marcha tan bien organizada, lejos de ser algo “espontáneo”, está diseñada para fomentar conflictos entre Estados Unidos, México y las naciones de Centroamérica.

Un individuo que está bajo escrutinio tanto en Honduras como en Guatemala es el ex Presidente hondureño Manuel “Mel” Zelaya, quien fue removido de su cargo en el 2009 luego de que intentara dar un golpe anticonstitucional para mantenerse en el poder. Muy cercano al Presidente venezolano sicológicamente inestable, Hugo Chávez, un agente británico, en el 2008 Zelaya hizo un llamado para legalizar todas las drogas “químicas, sintéticas y naturales”. Desde el 2009, ha hecho campaña para la Presidencia sin tener éxito.

Hoy Zelaya se encuentra en lo más grueso de la crisis migratoria, justificando la caravana al señalar la pobreza del país y la violencia en el marco de las drogas, de lo cual culpa al Presidente Juan Hernández. Calificando a Hernández de “lacayo del imperialismo”, Zelaya exige que renuncie de inmediato, y amenaza con que la ola migratoria va a continuar a menos de que Hernández deje su cargo. Fuentes del orden público han identificado al compañero de Zelaya, Bertolo Fuentes, quien fuera diputado del Partido Libertad y Refundación (LIBRE) de Zelaya, y activista sobre inmigración, como uno de los organizadores de la caravana, quien se coordina con el grupo “Pueblo sin Fronteras”, respaldado por una coalición de ONG financiadas por George Soros.

Los Presidente de Centroamérica se encuentran en una situación insostenible. Sus países están sumergidos en la pobreza y en la horrenda violencia generada por las drogas y las pandillas, lo cual ellos por sí solos no pueden remediar. A diferencia del derroche librecambista conocido como la Alianza para la Prosperidad del Triángulo del Norte (PAPTN), que el vicepresidente Mike Pence ha promovido para la región con mucho entusiasmo, sus problemas solo se pueden abordar de modo adecuado por medio de un gran programa de construcción de infraestructura como la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China, y que de modo ideal se implementara conjuntamente con Estados Unidos y México.

En ausencia de eso, el 20 de octubre, los Presidente de Honduras y Guatemala, Juan Hernández y Jimmy Morales respectivamente, anunciaron un programa de “retorno seguro” de $27 millones de dólares, en el que ofrecen empleos, vivienda, becas de estudio, y otros beneficios como incentivos a los inmigrantes para que regresen a casa. En México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), Presidente electo, también anunció que una vez que asuma el cargo, le ofrecerá a los inmigrantes visas de trabajo y empleos. Forbes México informó que en una llamada telefónica reciente con el Presidente Donald Trump, AMLO discutió sobre cómo los dos países pueden colaborar en planes de infraestructura y desarrollo económico, para ayudar a crear empleos y detener el flujo migratorio.