Caravana de migrantes dirigida por Soros busca desestabilizar al Presidente Trump, y al mexicano López Obrador

30 de octubre de 2018

30 de octubre de 2018 — “Soros Express” es como llaman varios periodistas investigadores y blogueros, tanto en Estados Unidos como en Iberoamérica, a la caravana de migrantes que ahora se hace paso por Guatemala y México, con la intención de llegar a la frontera de México y Estados Unidos en las semanas siguientes.

En un artículo editorial de Sputnik, fechado el 26 de octubre, Vicky Peláez, la autora del artículo que escribe desde Estados Unidos, advierte que dada la evidencia firme de que la Fundación Sociedad Abierta (FSA) de George Soros, financia las organizaciones no gubernamentales (ONG) que organizaron la caravana, y “tomando en cuenta las revoluciones de colores que promovió Soros en Yugoslavia, los ex países socialistas, la Primavera Árabe, el Maidán en Ucrania, la invasión de Europa por los migrantes del Oriente Medio, no podemos descartar su [Soros] participación en el éxodo hondureño que podría afectar no solamente las elecciones intermediarias en EU, sino crear un caos en México en vísperas del inicio de la presidencia de Andrés Manuel López Obrador (AMLO)”. [énfasis añadido].

El empleo y la manipulación de los migrantes “como una nueva forma de hacer ’revoluciones de colores’ fue una técnica nueva diseñada por los globalizadores, entre los cuales siempre se destacó George Soros” escribe Peláez. Ella advierte que magnates de los medios de comunicación, como Brian L. Roberts, dueño de Comcast, Jeffrey P. Bezos, propietario del Washington Post y de Amazon, “junto con muchos otros ricos y poderosos que forman parte del ’Estado Profundo’ están utilizando esta caravana migrante como un ensayo para una posible futura ’revolución de colores’ en nuestro propio país”, Estados Unidos.

Aunque los organizadores de la caravana han informado que esperan llegar a la frontera de México con Estados Unidos alrededor del 6 de Noviembre, justo a tiempo para las elecciones de medio período en EU, no existe garantía alguna de que esto suceda, dados los requerimientos logísticos y financieros para mantener a las personas en movimiento, alimentadas, vestidas, con albergues y atención médica. De las 7,000 personas que se estimó salieron de Honduras, parece que ahora hay 4,000, según informa, UPI, USA Today y otras agencias de noticias.

Como respuesta al ofrecimiento que hizo el Presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, de dar asistencia humanitaria, educación, entrenamiento y visas de trabajo temporal a los migrantes que se encuentran ahora en los dos estados sureños de Chiapas y Oaxaca, 1,743 migrantes han solicitado asilo, aunque hoy Fox News dice que la cifra es de 2,700 personas. Un número no especificado de personas han retornado a Honduras, para participar en el programa gubernamental “Retorno seguro”, de asistencia humanitaria, entrenamiento laboral, vivienda, etc. El 22 de octubre, el programa en español de la CNN habló de un número de 3,000 personas, y ayer, la primera dama hondureña Ana García de Hernández informó que un total de 4,500 migrantes han retornado a casa.